Es el estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de una forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a la comunidad.

La salud mental es parte fundamental para una vida sana. Más de 150 millones de personas viven con problemas de salud mental.

Si te sientes que tienes problemas relacionados con la salud mental busca ayuda. Tú no estás solo, llama a la línea de ayuda. 1-800-939-5911.

A continuación compartiré algunas maneras como puedes mejorar tu salud mental.

Hacer ejercicios: Bailar zumba, hacer aeróbicos, practicar algún deporte, es una manera efectiva para mejorar tu salud mental. Cuando hacemos ejercicios nuestro cuerpo segrega endorfinas, lo que hace que nos sintamos alegres. Muchas investigaciones han mostrado que el ejercicio un tratamiento efectivo para la depresión, también ha demostrado mejorar el funcionamiento del cerebro lo cual brinda muchos beneficios para las personas mayores con riesgo a desarrollar enfermedades como el Alzheimer.

Dedicar tiempo para meditar, orar, relajarte, practicar el yoga, son distintas maneras que te ayudaran a establecer un equilibrio mente y cuerpo. Desde 1970 la meditación y estas otras técnicas has sido estudiada como posibles tratamientos para la depresión y la ansiedad. La relajación se basa en el control de la respiración trayendo como principal beneficio la disminución del estrés.

Cómo mejorar su salud con una práctica espiritual:

Meditación: La práctica de la meditación ayuda a calmar la mente, el cuerpo y el corazón, lo que a su vez se puede traducir en una mejor salud.

Explore el propósito de su vida: Cuando tenemos una razón poderosa para vivir, y entendemos que estamos en el planeta para cumplir una misión más allá de lo material, todo cobra una nueva perspectiva y esta motivación nos ayuda a ser más dinámicos, positivos y activos.

Mensajes positivos: Cualquier mensaje de amor, paz, perdón y tranquilidad nos ayuda a disminuir los niveles de estrés.

Automotivarse a ser generoso: Cuando damos a otros, nos damos a nosotros mismos, pues todos estamos conectados. El sentido de satisfacción y alegría que viene al ser generosos con los demás, nos aleja de estados de ánimo bajos.

Subir niveles de energía: Toda práctica espiritual es como una batería para nuestro cuerpo.

Cultivar el perdón: El resentimiento es como un veneno que nos enferma poco a poco. Practique ejercicios de perdón y gratitud.
Desarrollar la fe: La fe mueve montañas y nos empuja a levantarnos cada día sabiendo que existen razones poderosas para todo lo que nos sucede, y en ese sentido, todo está bien siempre.