Vamos a hablar sobre el sexo. Es posible que no quiera pensar así, pero el sexo, las drogas y el alcohol están vinculados de diversas maneras a los adolescentes de hoy.

De acuerdo con un estudio de la Fundación Kaiser Familial, entre los 15 y17 años de edad, el 51% dicen que personalmente están preocupados ya que según ellos mismos contestaron que el uso del alcohol en su vida podría influir de maneras menos positivas y hasta incrementar la posibilidad de relaciones sexuales prematuras y sin protección.

Sexo en los adolescentes, las drogas y el alcohol a menudo están conectados por el desarrollo. Los adolescentes están en un momento en sus vidas cuando se asumen riesgos. ¿Cómo se relacionan?

Los adolescentes beben o consumen drogas para sentirse menos nervioso sobre el sexo.

Los adolescentes pueden participar en conductas sexuales de riesgo, mientras están drogados o borrachos y se exponen al riesgo de embarazo o enfermedades de transmisión sexual.

Cuando los adolescentes usan drogas o beben alcohol ven afectado su proceso de pensamiento por lo que es difícil que puedan razonar con claridad y tomar decisiones inteligentes.

Es normal sentirse incómodo al hablar con su hijo adolescente sobre el sexo, las drogas y el alcohol. Pero es sumamente necesario que usted lo haga. Estas son algunas ideas:

Hable pronto y hablar a menudo acerca del sexo. “Los adolescentes están pensando en el sexo desde la adolescencia temprana y son muy nervioso”, explica Elizabeth Schroeder, Directora Ejecutiva de Respuesta, una organización nacional de educación sexual basada en la Universidad Rutgers. “Ellos tienen una gran cantidad de información errónea sobre el sexo y lo que se supone que debe ser. Y como resultado, ellos piensan que si toman drogas, si beben, va a hacer que se sientan menos nerviosos”.

1 Tómese un momento. ¿Qué pasa si su hijo hace una pregunta que lo hace sentirse incómodo? La Dr. Schroeder sugiere: “Sabes, eso es una gran pregunta.” o “tengo que decirte, que necesito un minuto.” Entonces recuperar la compostura y volver a la conversación.

2. Aprenda a manejar cuestiones personales de su hijo como: “¿Cuántos años tenías la primera vez que tuviste relaciones sexuales” y “¿Alguna vez ha usado drogas?”

3. Ser la fuente de información precisa. Más allá de muchas clases de salud en la escuela, los adolescentes tienen muchas preguntas acerca de las drogas, el embarazo, los condones, la abstinencia y el sexo oral.

4. Explicar las consecuencias. Dado que el cerebro adolescente aún no están conectados para pensar consecuente y con control de los impulsos, es importante sostener diálogos sinceros con sus hijos adolescentes acerca de las consecuencias del sexo sin protección y la importancia de usar condones para prevenir la propagación de enfermedades de transmisión sexual, VIH y embarazos no deseados. (Aproximadamente uno de cada cuatro adolescentes sexualmente activos contrae una enfermedad de transmisión sexual cada año).

Por lo tanto, el mensaje principal es, cuando se trata de sexo, drogas y alcohol, empezar a hablar y seguir hablando.

Es fudamental reforzar los mensajes y los valores saludables y ayudar a sus hijos adolescentes a desarrollar las habilidades que necesitan para evitar situaciones insalubres y peligrosas.

Preguntas o comentarios

sanchez@preventionservices.org

Puede llamarnos al 704 375 3784 Ext. 23. Línea de drogas confidenciales y en español   Ext. 19.