Por qué son importantes las visitas de bienestar como las de enfermedad

Cuando su hijo se pone enfermo, los horarios se tiran por la ventana, los planes de trabajo cambian (para mal) y todo se pone al revés en un instante.

«Las enfermedades pueden surgir en cualquier momento. Los padres reciben llamadas de las escuelas y guarderías todo el tiempo con fiebre o tos», dijo el Dr. Courtney Self en Novant Health Township Pediatrics en Matthews, «y siempre estamos encantados de verlos en la oficina».

Por eso Novant Health tiene una garantía de 24 horas para ver a un médico cuando realmente lo necesita. La garantía se aplica a los pacientes que buscan citas urgentes y de visita por enfermedad en los servicios de atención primaria, pediatría y ginecología de lunes a viernes. Si necesita ver a un médico, llame al consultorio de su proveedor. Los fines de semana, póngase en contacto con Novant Health Go Health Urgent Care.

Durante el horario normal de trabajo, Self recomienda que los padres llamen a la oficina para programar una visita. MyChart es otro recurso que se puede utilizar para hacer una cita con el médico. Novant Health Care Connections también ofrece apoyo fuera del horario de atención para programar citas.

En algunos casos, puede ser necesaria la atención de urgencia. Una fiebre en un bebé de menos de dos meses es causa de una visita a la sala de emergencias, dijo Self. Otras cosas que requieren atención inmediata son los vómitos repetidos o la deshidratación, así como la preocupación por un brote de asma.

«Con las alergias en pleno apogeo ahora mismo, estamos viendo a muchos niños con problemas de asma. Si un niño tose o experimenta dificultad para respirar, es algo que yo diría que requiere un seguimiento más urgente.»

Dependiendo del tipo de preocupación, también es posible que su proveedor de atención médica lo «vea» a través de una visita telefónica o por video. Una visita sin contacto los mantiene a usted y a ellos seguros.

Estar al tanto de las revisiones y las vacunas

Aunque es importante acudir al médico cuando un niño se siente mal, las visitas anuales de control son igual de importantes para llevar una vida larga y saludable. Las visitas periódicas al pediatra son cruciales para mantener el bienestar y detectar los problemas a tiempo.  Sin embargo, los pediatras han observado una preocupante disminución de las vacunaciones y las revisiones médicas desde la aparición del COVID-19.

«Estas deficiencias en la atención o la falta de cumplimiento de los calendarios de vacunación pueden poner realmente en riesgo a nuestros niños», dijo Self.

El calendario de vacunación, establecido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, protege a los niños de al menos 15 enfermedades potencialmente graves para cuando terminan la escuela secundaria- como el sarampión, las paperas, la poliomielitis y la varicela, entre otras. Cumplir estas recomendaciones es «una de las mejores cosas que podemos hacer para proteger a nuestros hijos», dijo Self.

Vacunar a los niños a tiempo no sólo los protege a ellos, sino también a otros, incluidos los recién nacidos que son demasiado jóvenes para ciertas vacunas o las personas con sistemas inmunitarios debilitados. Un informe de los CDC de 2020 señalaba un preocupante descenso en la vacunación infantil rutinaria debido a que las familias se quedaron en casa durante la pandemia, pero Self dijo que ahora es el momento de retomar el camino.

«Si ha perdido vacunas por culpa del COVID-19, por miedo a venir a la consulta, podemos traerle de forma segura y ponerse al día», dijo Self. 

Novant Health cuenta con protocolos de seguridad de alto nivel en todas las clínicas. Las sillas están separadas en la sala de espera para permitir el distanciamiento social, todas las habitaciones se desinfectan entre pacientes, las clínicas se limpian cada noche y todos los pacientes y miembros del equipo deben llevar mascarillas y tomarse la temperatura.

Seguimiento del crecimiento y el desarrollo

Los niños son atendidos con mayor frecuencia en los dos primeros años de vida. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda siete visitas de control para niños de 1 a 4 años. Después de los 4 años, se recomienda que los niños se sometan a una revisión anual.

Estas citas permiten a los pediatras controlar el crecimiento, los hitos del desarrollo, la presión arterial, el colesterol, la audición, la visión y otros aspectos. También es una oportunidad para hablar de problemas de salud mental o de comportamiento.

«Se trata de las relaciones y de crear confianza entre nosotros, los padres y el niño», dijo Self. «Cuanto mejor nos conozcan y mejor los conozcamos nosotros- esa relación nos conforta y queremos estar ahí para ellos».

Mientras los niños vuelven a aprender en persona, Self también ha recordado a los padres que el examen físico deportivo puede realizarse al mismo tiempo que la visita de bienestar. No es necesario programar una cita por separado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *