Regalar juguetes a los niños es, en muchos hogares, parte de la tradición de las fiestas de fin de año. Sin embargo, los juguetes no solamente varían según el color, tamaño, modelo o precio.

También varían en cuanto a su seguridad.
Al pensar en comprar y regalar juguetes a los niños, es importante tener en mente algunas recomendaciones básicas para evitar que los niños corran riesgos innecesarios al jugar:

  • Escoja juguetes bien hechos y de buena calidad, fabricados y a la venta por compañías de buena reputación.
  • Generalmente los juguetes de calidad requieren menos reparaciones y son más seguros si se usan debidamente.
  • Revise la envoltura y la caja para ver si tienen impresas la edad para la cual es apropiado el juguete o instrucciones especiales sobre su uso. En particular, busque las palabras “no tóxico,” (nontoxic), “resistente a las llamas” (flame resistant) y “resistente al fuego” (flame retardant).
  • Asegúrese que todo juguete eléctrico muestre las siglas “UL,” que son la marca de los laboratorios aseguradores.
  • Use fuera de la casa los juegos y juguetes diseñados para tal uso. No compre juguetes que se disparen o tengan que ser lanzados, si no tiene el lugar apropiado para usarlos.
  • Fíjese que los juguetes diseñados para montarse o treparse en ellos sean bien estables.
  • Cuando compre juguetes para bebé, busque los que se puedan lavar y los que no tengan piezas pequeñas que puedan quedar atoradas dentro de la boca, oídos o nariz del bebé.
  • No compre juguetes que sean demasiado avanzados o complicados para la habilidad de sus hijos, simplemente porque están de moda.

Recuerde que los niños jugarán por mucho tiempo con sus juguetes nuevos. Puesto que pueden romperse, revise todos los juguetes de vez en cuando para asegurarse que no presentan ningún peligro para sus hijos.