Ninguna mujer debería morir a causa de cáncer de cuello uterino. Usted puede ayudar a prevenir el cáncer de cuello uterino, haciéndose regularmente pruebas de detección a partir de los 21 años.

El cáncer de cuello uterino es altamente prevenible con la realización de pruebas de detección habituales y atención de seguimiento adecuada. También se puede curar cuando se detecta en sus etapas iniciales y se trata.

El cáncer de cuello uterino casi siempre es causado por el virus de papiloma humano (VPH).

Existen vacunas que protegen contra los tipos de VPH que causan cáncer de cuello uterino con mayor frecuencia.

El VPH es un virus muy común en los Estados Unidos, el cual se transmite de persona a persona durante las relaciones sexuales. Es tan común que casi todos los hombres y las mujeres sexualmente activos lo contraerán en algún momento de su vida; sin embargo, pocas mujeres tendrán cáncer de cuello uterino. Hable con su proveedor de atención médica para obtener la prueba del VPH.

Pruebas de detección
Existen dos pruebas que ayudan a prevenir o detectar el cáncer de cuello uterino en sus etapas iniciales:

La prueba de Papanicoláu (o citología vaginal) identifica los precánceres, cambios en las células del cuello uterino que pueden convertirse en cáncer si no se tratan en forma adecuada.

La prueba del VPH identifica el virus que puede causar este tipo de cambios celulares.

La prueba de Papanicoláu se recomienda para todas las mujeres entre los 21 y los 65 años de edad, y se puede realizar en el consultorio del médico o en una clínica. Las mujeres deben comenzar a hacerse la prueba de Papanicoláu habitualmente a los 21 años. Si los resultados de su prueba de Papanicoláu son normales, es posible que su médico le diga que puede esperar tres años para hacerse la siguiente. Si tiene 30 años o más, usted puede escoger hacerse la prueba del VPH junto con la de Papanicoláu. Su médico puede hacerle las pruebas de Papanicoláu y del VPH al mismo tiempo. Si sus resultados son normales, tiene muy poca probabilidad de contraer cáncer de cuello uterino en los próximos años. Es posible que en ese caso su médico le diga que puede esperar hasta cinco años para hacerse su próxima prueba de detección.

Vacuna contra el VPH
Póngase la vacuna contra el VPH si está en el grupo de edad para el cual se recomienda. Esta vacuna protege contra los tipos del VPH que con mayor frecuencia causan los cánceres de cuello uterino, de vagina y de vulva. El VPH también puede causar cánceres del pene en hombres al igual que los cánceres del ano, cabeza y cuello tanto en hombres como en mujeres.

La vacuna contra el VPH se recomienda para preadolescentes (tanto niños como niñas) de 11 a 12 años, pero se puede aplicar a partir de los 9 años de edad y hasta los 26.

Haga hoy mismo una cita para vacunar a su hijo. Si no tiene seguro, o si su seguro no cubre el costo de las vacunas, el Programa Vacunas para Niños puede ayudarle.