Vestirse para clima frío no es difícil, pero ayuda hacer una planificación cuidadosa. Si eliges tu ropa con cuidado, puedes mantenerte caliente a pesar del tormentoso clima frío. Las capas son la mejor manera para mantener el calor. Además de mantenerte caliente, las capas hacen que te sea más fácil evitar el exceso de calor porque puedes simplemente eliminar las que hayas incluido de más.

Es clave que te vistas con muchas capas de ropa, porque pueden atrapar el calor que emana tu cuerpo para seguir manteniéndote caliente. Para la primera capa, usa ropa interior común o más larga y asegúrate de que sea de algún material sintético. Este tipo de telas eliminan la humedad de tu piel, te conservan seco y te protegen de sentir frío cuando el agua se evapore. Escoge ropa gruesa y calurosa para el resto de las capas; prueba con vellón o lana.

1 Agrega una primera capa de ropa que conste de un tejido ligero y cómodo que filtre el sudor de tu cuerpo. Sin embargo, evita el algodón puro, lino u otros materiales similares debido a que estas telas retienen la humedad y te harán sentir frío. Cuando planees cómo vestirte para clima frío, permanecer seco debe ser tu prioridad. La ropa interior térmica tradicional funcionará bien como primera capa. Una alternativa para la ropa térmica tradicional es la seda. Es muy cálida y se siente maravillosamente al contacto con la piel desnuda. No obstante, la seda no es muy resistente y no durará tanto como la ropa interior térmica tradicional.

2 Colócate un suéter de punto o una sudadera sobre la parte superior de la primera capa. Si tienes un abrigo con capucha, evita las sudaderas que vengan con ella, ya que esto puede causar demasiado volumen bajo las capas de ropa.

3 Añade un abrigo o una chaqueta como capa superior. Usualmente es una buena idea conseguir un abrigo que sea impermeable o resistente al agua como capa externa, especialmente si vas a estar expuesto a la lluvia, aguanieve, granizo o nieve.

4 Envuélvete la bufanda alrededor de tu cuello y hálala hasta acomodarla. Puedes querer introducirla bajo el abrigo para ganar más calor. También puedes ponerte la bufanda sobre tu boca para protegerte del aire frío.

5 Ponte un sombrero o gorro antes de salir al exterior. Algunos sombreros tienen cubiertas para el oído que pueden ayudarte a proteger las orejas de recibir demasiado frío. También es posible que consideres llevar orejeras si no tienes un gorro que cubra tus oídos.

Es importantes saber cubrirse la cabeza. Ya que es sensible a los cambios de temperatura, si usas algo en tu cabeza, eso te ayudará a que te sientas más cómodo cuando haga más frío. Si piensas pasar mucho tiempo afuera, donde hay temperaturas muy frías, un pasamontañas o algo que te cubra la cara será lo mejor para sentirte más protegido. Para que respirar sea menos doloroso, puedes cubrir tu boca con una bufanda o un pañuelo.

6 Mantén tus manos y pies calientes . Los guantes o mitones también vienen en una variedad de estilos que incluyen materiales a prueba de agua o impermeables. De nuevo, si vas a estar en la nieve o en la lluvia, los guantes impermeables son preferibles.

Si estás pensando pasar mucho tiempo ahí afuera, usa más de un guante: usa primero uno delgado de fibra sintética y luego otro más grueso y de lana. Para tus pies, compra calcetines gruesos y hechos de material sintético. Unas botas de invierno de buena calidad que sean aislantes también pueden funcionar. Mientras estés buscando calzado, presta atención a cuán gruesa es la suela. Si es ancha, el frío del suelo no se filtrará en tus pies.