Con la llegada del verano la gente pasa más tiempo disfrutando de la naturaleza, pero los meses más cálidos también traen un recordatorio de los expertos para protegerse contra las garrapatas cuando se sale de excursión, se acampa o se juega al aire libre. Las personas no son las únicas susceptibles de sufrir picaduras de garrapatas  también lo son las mascotas, que pueden llevarlas al interior.

Aunque las garrapatas son más activas en los meses de verano, la temporada de garrapatas nunca termina realmente en Carolina del Norte, ya que el clima es muy templado, de acuerdo con  Dr. James “Sloan” Manning, médico de familia de Novant Health Salem Family Medicine.

“Es importante estar atento”, dijo Manning. “Las picaduras de garrapata pueden exponer a las personas y a las mascotas a varias enfermedades transmitidas por garrapatas, como la enfermedad de Lyme, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, el virus Powassan y muchas otras enfermedades”.

Enfermedad de Lyme

Cada año se notifican a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) unos 30.000 casos de la enfermedad de Lyme.

La erupción típica de la enfermedad de Lyme se conoce como eritema migratorio (EM, que significa enrojecimiento en avance), un anillo de color rojo a azul-violeta que se agranda a medida que la bacteria de Lyme avanza desde la picadura de la garrapata. A veces puede adoptar el aspecto de una “diana”.

El EM es evidencia de la infección temprana de Lyme y puede tratarse con varios antibióticos comunes.

Fiebre de las Montañas Rocosas

Carolina del Norte tiene una de las mayores incidencias de FMMR del país, dijo Manning. La enfermedad está causada por una bacteria, transportada con mayor frecuencia en el sur y el este de los Estados Unidos por la garrapata del perro americano. A pesar de su nombre, la garrapata es indiscriminada y se alimenta tanto de personas como de perros.

“Cualquier enfermedad parecida a la influenza desde la primavera hasta el final del otoño debería despertar la preocupación por la FMMR. Por supuesto, también debemos tener en cuenta el COVID-19 durante la pandemia en curso”, dijo Manning.

Tardan entre dos y catorce días en aparecer los síntomas tras la picadura de una garrapata infectada, él añadió.

 Las personas que adquieren la FMMR experimentan síntomas similares a los de la influenza, como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, sarpullido, náuseas, vómitos y, a menudo, dolor abdominal.

“Aproximadamente una de cada 10 personas no desarrollará la erupción. Algunas no recordarán la picadura de la garrapata, ya que las garrapatas ninfas o “semillas” que se adhieren durante un breve período y luego se caen también pueden ser portadoras de la enfermedad”, dijo Manning. “Como proveedores, examinamos los antebrazos y las muñecas en busca de una erupción de puntitos rojos a violáceos que palidecen con la presión durante los primeros días de la enfermedad”.

La bacteria de la FMMR provoca una reacción inflamatoria en los vasos sanguíneos y puede afectar a cualquier órgano del cuerpo.”

Tome estas precauciones para evitar las picaduras de garrapatas:

• Aplique un repelente de insectos que contenga DEET en la piel y la ropa expuestas.

• Use ropa y equipo, como botas, pantalones largos, camisas de manga larga y calcetines, tratados con permetrina al 0,5%.

• Báñese o dúchese lo antes posible después de entrar en casa para lavarse y encontrar más fácilmente las garrapatas.

• Realice una comprobación de garrapatas en todo el cuerpo utilizando un espejo de mano o de cuerpo entero para ver todas las partes del cuerpo, incluyendo debajo de los brazos, dentro y alrededor de las orejas, dentro del ombligo, detrás de las rodillas, entre las piernas, alrededor de la cintura y especialmente en el pelo.

• Asegúrese de que sus mascotas sean tratadas mensualmente con protección contra pulgas y garrapatas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *