Con el fin de enero acercándose y el mes del amor y la amistad prácticamente a la vuelta de la esquina, el rosa empieza a aparecer por todos lados. Sin embargo ahora no solo resalta en las tiendas y en anuncios para el 14 de febrero, sino también en el presente mundo de la decoración hogareña.

Siendo un color que trae relajación emotiva, enamoramiento y sensibilidad inevitablemente es relacionado con la feminidad. Pero ahora con su infinidad de distintas tonalidades se usa para crear diferente formas y estilos en la decoración interior.

En la siguiente guía le ofrecemos algunas de las formas más efectivas de incorporar el rosa en su hogar.

Rosa pastel y tonos chocolate

Los dos colores son tonos suaves que aunque distintos se complementan con la misma delicadez. Se pueden unir dentro de un mismo juego de muebles o pintar las paredes de la habitación chocolate acentuando ligeramente con muebles rosa pastel, o vice versa según la preferencia personal.

Canastas rosas

Las canastas tanto como las cajas sirven para guardar cosas personales pero las canastas tienden a tener más presencia y aire decorativo. Se pueden colocar en cualquier área de la casa y guardar objetos dentro de ellas para mantener el orden. El rosa es recomendable para accesorios como estos ya que se complementan con alrededores de colores cálidos.

El fucsia

Cuando se quiere incorporar el fucisa un tono claro como el gris es un buen complemento para balancear su intensidad. Mientras el gris es excelente para crear luces y sombras también es la respuesta para neutralizar colores llamativos como este. Por lo general el fucisa se asocia con la estétic pop y transmite energía y positividad.

Rosa en la cocina y en la mesa

Cada vez los electrodomésticos se vuelven más elementos decorativos para la cocina. Ya que existe la oportunidad, no puede fallar con un tostador, una cafetera, un microondas o hasta un refrigerador de color rosa. Logrará que su cocina luzca con ese tono coqueto que el clásico blanco no le brinda sin que sea demasiad llamativo.

Cuando ponga la mesa incluya en ella tonos rosados que le borren lo rutinario. Este ligero acento le dará más vida permitiendo un ambiente relajado a la hora de comer.

Recuerde, los tonos decorativos son los que marcan el estilo y el humor en una habitación. No descarte el rosa por ser relacionado con la feminidad y tómelo en consideración si se encuentra en busca de darle vida a un espacio a travez de tonos pacíficos y acogedores.