Con la llegada del invierno, recurrimos con frecuencia a comidas que nos dan bienestar para llenarnos y calentar el cuerpo. Sin embargo, con mucha frecuencia, las supuestas comidas reconfortantes están tan cargadas de grasa y calorías como de buen sabor. Pero con algunos cambios pequeños de ingredientes, las comidas reconfortantes pueden ser deliciosas y saludables.

Piense en esas comidas consistentes que le dan sensación de plenitud cuando llega el invierno. Los cocidos, pastas, y sopas que hacen soportables los días fríos no son a menudo las opciones más sanas que puede seleccionar una persona. El plato promedio de dos tazas de chile con carne, por ejemplo, cuenta con 595 calorías y 25.9 gramos de grasa, según Calorie King. Y eso antes que le añadamos la crema agria, el queso o el pan. Y un plato de lasaña clásica de la popular cadena de restaurantes Olive Garden equivale a 850 calorías y 47 gramos de grasa.

A diferencia de las ensaladas y sándwiches que consumimos en temporadas menos frías, las comidas reconfortantes se hacen con carnes, quesos e ingredientes ricos en carbohidratos. Y consumirlas con demasiada frecuencia implica una rápida subida de peso y grasa adicional que el cuerpo no necesita para nada. Sin embargo, no hay que renunciar a sus comidas reconfortantes favoritas, sólo buscar formas de hacerlas más saludables.

z Escoja carnes con menos grasa. Sustituya con cortes de carne más magra o alternativas para reducir la grasa y las calorías.

z Reducir el queso. Reduzca la cantidad de queso en la receta. En platos como la lasaña, incorpore verduras a la misma para darle consistencia, en vez de más queso.

z Use caldos para dar sabor. El caldo de sopas se puede usar para darle sabor a todo, desde el arroz al puré de papas, en vez de recurrir a la mantequilla o salsas con más grasa.

z Seleccione panes de trigo entero. Cuando se eligen panes esencialmente carentes de beneficios nutricionales, se consumen calorías adicionales.

z Elija productos lácteos con poca grasa. Cuando una receta pida crema o leche entera, use leche descremada y vea si puede detectar la diferencia.

z Use rociadores antiadherentes. Rocíe ligeramente las comidas con atomizador antiadherente, en vez de cubrir las sartenes y los ingredientes con tanto aceite, para reducir la ingestión de calorías.

z Use verduras y legumbres para que la comida sea más consistente. Los cocidos, sopas y otras comidas reconfortantes se pueden complementar con hongos, frijoles y otros ingredientes que equivalen a mucha menos grasa y calorías que si usara carnes o quesos.

z Hornee o cocine a la parrilla en vez de freír. Muchas comidas reconfortantes populares, como el pollo frito, se pueden hacer más saludables cambiando simplemente el método de cocción.

z Llénese con otra cosa primero. Si quiere disfrutar las comidas reconfortantes tal y como son, llénese primero con ensalada o sopa antes de llegar a la porción principal.