Hoy en día, con los incrementos de costos de la comida y otras necesidades de la casa, debemos preparar un buen presupuesto para todas  estas necesidades de la vida. Los precios de los consumos básicos han subido mucho en el último año. Este artículo le ayudará con trucos para que pueda sacar más provecho a su dinero en el súper.

1. Escriba la lista de artículos que necesite antes de ir al supermercado.
2. Establezca un presupuesto semanal, quincenal o mensual para los gastos en consumos básicos de comida y de la casa.  No se salga  de este presupuesto si es posible.

3. ¡No vaya al supermercado con hambre! Los estudios demuestran que la gente que va al súper a comprar con hambre gasta mucho más que una persona que se va sin hambre.

4. Preste atención a las cabeceras de los pasillos. Normalmente, las cabeceras tienen productos en promoción y puede ser que tengan lo que usted está buscando de su lista.

5. Si no lo necesita, déjelo en la estantería.

6. Pruebe los productos sin sentir presión para comprarlos. Los supermercados tienen gente que ofrecen pruebas de productos que salen más caros. No tenga miedo de probarlo y no comprarlo.

7.  Deje de comprar comidas precocinadas; en su lugar puede comprar los ingredientes para hacer la comida en casa. La comida precocinada cuesta más cara porque la empresa fabricante lo hace en lugar del consumidor.  Pagará por la preparación de la comida y no sólo por la comida.

8. Compre frutas y verduras frescas de temporada. Si compra productos agrícolas en su temporada salen más baratos.

9. Compre comida que promueva la salud de su familia. Visite las orillas del súper porque ahí es donde está la comida más fresca y saludable. Evite entrar en los pasillos donde están los dulces, galletas y pan dulce.

10. De regreso a la casa, revise su compra para asegurarse que compró todo lo que necesitaba. Durante la semana,  cuando consuma la comida que compró, revise los ingredientes  que use y vea cuales le sobraron. Probablemente nunca los necesitó.

Existe la posibilidad de que pueda reducir lo que gasta en el súper si planea bien su presupuesto, su lista de la compra y toma en cuenta lo que consume cada semana. La clave es anotar lo que realmente necesita y planear antes de ir al súper. Revise la comida que consume durante la semana.  Anote si le queda comida que se va a echar a perder el fin de semana. Eso puede servirle como una muy buena manera de cambiar lo que compra.

Algunos trucos  pueden ayudarle más que otros. Use los que funcionen mejor para su presupuesto, tiempo y situación económica. No siempre tenemos tiempo para planear nuestras vidas pero si lo hacemos con anticipación podemos ahorrar y disfrutar otros aspectos de nuestras vidas. Ahorrando dinero en el súper le quedará más dinero para otras prioridades de su vida, como sus hijos o unas vacaciones.