Vista general de las operaciones de limpieza de crudo en el mar de Ventanilla al norte de Lima, en una fotografía de archivo. EFE/ Cristian Olea

Lima, 5 oct (EFE).- El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) de Perú pidió a la empresa Repsol que presente un “plan de rehabilitación” de 69 sitios que han sido identificados como afectados por un derrame de crudo que se produjo en enero pasado, desde la refinería La Pampilla, en el mar de Lima y el Callao.

El OEFA, un organismo adscrito al Ministerio del Ambiente, señaló este miércoles, en un comunicado, que ese plan permitirá “implementar medidas de protección ambiental complementarias” para la recuperación de las zonas afectadas por el derrame.

Agregó que la empresa también deberá implementar un “Programa de cumplimiento en materia ambiental” para la identificación y evaluación de los riesgos de incumplimiento de sus obligaciones ambientales y las acciones para su mitigación, y designar a un “oficial de cumplimiento”, que facilite la observancia efectiva de sus obligaciones ambientales.

“Esta medida tiene por finalidad que Repsol genere información y establezca procedimientos internos necesarios a fin de minimizar el riesgo de la ocurrencia de hechos como el derrame de petróleo ocurrido en enero del 2022, lo cual permitirá garantizar la eficacia de la fiscalización ambiental”, indicó.

El OEFA detalló que, hasta el momento, ha identificado 97 sitios afectados por el derrame, 26 de los cuales ya están “libres de hidrocarburos”, lo que incluye 14 playas, mientras que otros 71 sitios siguen “afectados”, entre ellos 48 playas.

El organismo también detalló que hasta la fecha ha ordenado 16 medidas administrativas contra Repsol y que tras el “incumplimiento” de siete de ellas, ha impuesto el mismo número de multas coercitivas por un monto total de 2.852.000 soles (unos 735.000 dólares), que la empresa ya ha pagado.

Además, están en curso 6 procedimientos administrativos sancionadores contra Repsol, en uno de los cuales se determinó la responsabilidad administrativa y se impuso una sanción económica de 5 millones de soles (unos 1,3 millones de dólares), que la empresa ha impugnado, mientras que los otros “continúan en trámite”, precisó.

“El OEFA continuará realizando su labor de supervisión ambiental permanente e informando a la ciudadanía los resultados encontrados en campo”, concluyó.

El organismo ya había adelantado el pasado 16 de septiembre que todavía quedan 69 lugares contaminados por hidrocarburos tras el derrame ocurrido en enero en la refinería de La Pampilla, aunque no detalló en qué consiste esa afectación ni la magnitud de la misma.

El área vigilada va desde la playa de La Pampilla, situada en el Callao, a unos 30 kilómetros de Lima, hasta 100 kilómetros al norte, en Punta Salinas, lo que comprende un área de 11.061 hectáreas.

Por su parte, Repsol reportó a las autoridades peruanas el pasado 13 de abril el fin de las acciones de limpieza en 28 playas que, aseguró, fueron “declaradas limpias y listas para el monitoreo respectivo y en espera de la conformidad por parte de la autoridad”.

A mediados de este mes, la empresa señaló en sus redes sociales que sigue “monitoreando las zonas impactadas por aire, mar y tierra, realizando actividades complementarias de limpieza” y “a la espera del informe final del OEFA para implementar, de ser el caso, los planes de rehabilitación en donde corresponda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *