En Estados Unidos es muy corriente recibir cheques inesperados por correo. En algunos casos son  compañías financieras que ofrecen  los cheques a modo de préstamo. Pero también hay ocasiones en las que individuos reciben cheques  de loterías, compañías que ofrecen empleo e incluso de personas que compran algo tras ver un anuncio.

El procurador general del estado de Carolina del Norte, Roy Cooper, ha advertido que muchas estafas vienen disfrazadas de cheques de ganancias de lotería o de comprador secreto.

“La promesa de dinero fácil puede ser tentadora, especialmente en estos tiempos difíciles,” dijo  Cooper la semana pasada.  “Pero en vez de ganar dinero, estos estafadores le van a quitar su dinero.”

Hay varias estafas que han aparecido recientemente en Carolina del Norte. Una de ellas empieza con un anuncio en un periódico o Internet, una llamada por teléfono o una carta. Estos anuncios ofrecen empleo bien pagado como comprador secreto.  A las personas interesadas les envían un cheque de anticipo para evaluar el servicio de transferencias de dinero. A la persona le piden que devuelva el dinero mediante transferencia. Después de hacer la transferencia, resulta que el cheque es falso y la víctima pierde todo el dinero que envió.

Los estafadores también acechan en webs como eBay o Craigslist. Hay “compradores” que  adquieren algún objeto que está a la venta y envían un cheque como pago. Normalmente envían un cheque por un importe mayor a lo anunciado y piden al vendedor que envíe una transferencia para reembolsar el dinero extra. Naturalmente, el cheque resulta ser falso.

Finalmente, están los casos de las loterías. Un individuo recibe un cheque como pago de un premio de lotería. Al “ganador” le piden que envíe una transferencia  para pagar los gastos de impuestos y costos de procesamiento.

“Si alguien le envía a usted un cheque y le pide que lo deposite y envíe dinero por transferencia, no lo haga, aunque parezca real”, dice Roy Cooper.  “Lo que parece una buena ganancia, al final le costará dinero.” What seems like a windfall will only end up costing you money.”

“La mayoría de los estadounidenses no se dan cuenta que son responsables financieramente cuando son víctimas de estas estafas” dice Susan Grant, vice presidenta de la Liga Nacional de consumidores (National Consumers League). “No hay razones legítimas por las que alguien te quiera enviar un cheque o money order y que luego te pida que le envíes una transferencia bancaria. La gente tiene que darse cuenta que los cheques pueden tardar varios meses en ser aprobados, aunque parezca que el dinero haya sido depositado en su cuenta.”