Algunos pastores excavando con sus propias manos pozos de unos diez metros de profundidad y paredes inestables de arena para buscar agua, en una imagen de archivo. EFE/ Pablo Moraga

Nairobi, 5 oct (EFE).- El Gobierno de Kenia retiró este martes la prohibición de importar y plantar alimentos modificados genéticamente en el país, una norma vigente desde hacía diez años, como una medida para luchar contra la intensa sequía que está golpeando al Cuerno de África.

“El Gabinete de Gobierno ha anulado (…) la prohibición de plantar cultivos genéticamente modificados y la importación de cultivos alimenticios y alimentos para animales producidos a través de innovaciones biotecnológicas”, destacó un comunicado del Gobierno keniano.

Además, el Gobierno keniano también discutió medidas para adaptar el país a la crisis climática, incluidas la promoción de los cultivos de regadío, la siembra de semillas más resistentes a las sequías, y la implementación de mecanismos de alerta y respuesta temprana a los choques climáticos.

La prohibición de la importación de alimentos transgénicos estaba vigente en Kenia desde noviembre de 2012, cuando la nación estaba presidida por el difunto Mwai Kibaki.

Ese decreto siguió las recomendaciones de la entonces ministra de Sanidad, Beth Mugo, que citó un estudio de unos investigadores de Francia que relacionaron la aparición de cánceres con el consumo de alimentos transgénicos.

El pasado mes de abril, el Gobierno de Estados Unidos protestó contra esa prohibición, indicando que la norma restringía las exportaciones estadounidenses al país africano.

Entonces, un informe del Representante Comercial de EE.UU. indicó que la aceptación del Gobierno keniano de los alimentos transgénicos impulsaría las compras de productos agrícolas estadounidenses por parte de Kenia.

EE.UU. es el mayor productor mundial de cultivos transgénicos.

Según las autoridades kenianas, alrededor de 3,5 millones de personas en el país tienen obstáculos para conseguir agua potable o alimentos en Kenia por la ausencia de lluvias.

Además, la sequía en Kenia ha llevado a más de 942.000 niños menores de cinco años a necesitar atención médica urgente por la desnutrición aguda, según advirtió el pasado mes de septiembre la Autoridad Nacional para la Gestión de las Sequías (NDMA), una agencia estatal keniana.

La desnutrición aguda debilita el sistema inmunológico de los que la padecen, poniéndolos en riesgo de enfermar y morir. Además, si no es tratada a tiempo, puede alterar gravemente el desarrollo físico y cerebral de los niños.

La sequía también golpea a países de la región del Cuerno de África como Etiopía, Somalia, Yibuti y Uganda.

La peor situación afecta a la vecina Somalia, donde ya han muerto centenares de niños y el PMA ha advertido de una posible hambruna, el estado más grave de inseguridad alimentaria, entre octubre y diciembre de este año.

Los pronósticos meteorológicos indican que durante la próxima temporada de precipitaciones, desde octubre hasta noviembre, seguirá lloviendo por debajo de lo habitual.

Esta es la peor sequía registrada en la región durante los últimos cuarenta años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *