Ahorrar debería ser una de nuestras prioridades, sobre todo en este tiempo de tanta incertidumbre económica. El ahorro es la cantidad de dinero que usted no se gasta y que guarda aparte para el futuro. Ahorrar también supone reducir sus gastos y es la forma más segura de hacer que su dinero crezca y en el futuro poder pagar por cosas que hoy no puede adquirir. Por ejemplo, estudios universitarios de los hijos, dar una entrada para una casa o un auto, comprar un computador, jubilación, viajes, bodas, aniversarios, regalos de Navidad, o emergencias. Tener ahorros supone un colchón que le da la tranquilidad de poder responder ante cualquier imprevisto, como perder el trabajo, tener que adquirir un auto nuevo porque el que tenía ya no sirve o un viaje de urgencia a su país. En cualquiera de estas situaciones, si no tiene ciertos ahorros, no le quedaría mas remedio que pedir ayuda o contraer una deuda.

Hoy día, vivimos en una cultura que fomenta el consumo y el endeudamiento. Es difícil resistirse al bombardeo constante de publicidad que nos llega desde la televisión y los escaparates de los centros comerciales. La sociedad del consumo está diseñada para que nos gastemos el dinero ahora mismo en objetos que, en realidad, no son necesarios. La clave del ahorro está en gastar sólo lo necesario y ahorrar el resto de lo que uno gana.

Es importante entender cómo está gastando su dinero actualmente, si está ahorrando suficiente y cómo puede mejorar su sistema de manejo de su dinero de manera que le permita ahorrar para su futuro. Piense en los objetivos que usted y su familia tienen, para empezar a ahorrar para alcanzarlos. Las metas varían para cada persona o grupo familiar, por lo que es importante que se reúna con su pareja o familia y en conjunto definan cuáles son las metas que quieren alcanzar y cuándo.

Ahorrar es fácil. Sólo hace falta motivación para empezar y un poco de disciplina. Como propósito para este nuevo año 2012, le proponemos que se marque una meta de ahorro mensual. Por poco que sea, al final le dará buenos resultados.

Si aun no tiene una cuenta de ahorros, abra una en una institución financiera. Hay varios tipos distintos de cuentas de ahorro:

 

z Para metas a corto plazo, es mejor usar cuentas que le permitan retirar el dinero en cualquier momento sin penalización, como una cuenta de ahorros tradicional o una cuenta Money Market.

z Para metas a medio y largo plazo, puede considerar abrir una cuenta de inversión con un tipo de interés más alto. Las cuentas con tipos de interés más altos, como los certificados de depósito, generalmente requieren que mantenga el dinero en la cuenta por un periodo de tiempo más largo, durante el que no puede hacer retiros.

z Para metas de ahorro a largo plazo, como educación y jubilación hay cuentas especiales. Pida información en distintas instituciones financieras para encontrar la que mejor se ajusta a sus necesidades.