Imagen de archivo del logo de Apple. EPA/JEROME FAVRE

Estrasburgo (Francia), 5 jul (EFE).- El Parlamento Europeo ratificó este martes el acuerdo entre las instituciones europeas para crear nuevas leyes antimonopolio a las grandes empresas tecnológicas como Google, Meta, Apple o Twitter y a obligarlas a tener un mayor control y ser más transparentes sobre el contenido en internet.

La Unión Europea ha negociado durante el último año y medio la ley de mercados digitales -que la Eurocámara ratificó hoy por 588 votos a favor, 11 en contra y 30 abstenciones- y la ley de servicios digitales -que el Parlamento Europeo confirmó por 539 síes, 54 noes y 30 abstenciones.

La primera de ellas pretende limitar el poder de mercado de las grandes plataformas digitales, regulando las tiendas de aplicaciones móviles, las búsquedas en internet y restringiendo el uso que las empresas hacen de los datos personales.

Cuando entre en vigor en 2023, los usuarios tendrán la posibilidad de eliminar las aplicaciones móviles que una compañía instala en sus dispositivos móviles, por ejemplo, el buscador Google Chrome en los teléfonos con el sistema operativo Android.

También podrán instalar una tienda de aplicaciones móviles distinta a la de la empresa del dispositivo, de tal manera que los usuarios de Apple puedan obtener la Google Play o los de Android, la App Store.

Los gigantes de internet tampoco podrán favorecer sus propios productos en los servicios de búsqueda ni combinar los datos personales que adquieran de los usuarios a través de sus múltiples servicios, por ejemplo, que Meta cruce la información que obtiene de su servicio de mensajería WhatsApp.

Los servicios de mensajería de las grandes plataformas, además, tendrán que ser compatibles con los de las empresas más pequeñas.

La ley de servicios digitales -que también entrará en vigor en 2023- obligará a las tecnológicas a eliminar el contenido ilegal en internet de forma rápida, una vez tengan conocimiento de su existencia, y a ser más transparentes sobre la información que los usuarios ven en la red.

Así, las autoridades públicas y la comunidad académica podrán tener acceso al funcionamiento de los algoritmos que determinan lo que los ciudadanos ven en internet y además, las compañías tendrán que informar a los usuarios por qué les recomiendas determinados contenidos en base a su perfil.

En este sentido, la normativa prohibirá el uso de los “patrones oscuros”, trucos diseñados para engañar y manipular a los consumidores para que tomen decisiones probablemente contrarias a sus intereses y lo hará para todos los proveedores de servicios digitales y no sólo a las grandes plataformas.

La directiva, además, protegerá especialmente a los menores, ya que las tecnológicas no les podrán mostrar publicidad personalizada.

También obligará a los mercados en línea a comprobar quiénes son las empresas que venden productos en sus plataformas para evitar que los consumidores adquieran productos ilegales.

El de hoy es el penúltimo paso en el proceso legislativo, ya que el Consejo de la UE, que representa a los países, aún tiene que ratificar la ley de mercados digitales el próximo 18 de julio y en septiembre, la ley de servicios digitales, después del acuerdo preliminar que alcanzaron la Eurocámara, los gobiernos y la Comisión Europea sobre ambas normas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.