Muchos emprendedores comienzan a obtener crédito a través de préstamos personales. Para tener acceso a las mejores condiciones necesitas mejorar tu calificación de crédito.

El historial crediticio es como la confianza, demora tiempo en construirse, pero puede destruirse fácilmente. A menos que haya errores, no puedes cambiar las acciones pasadas que causaron la baja puntuación de tu crédito actual. Sin embargo, puedes mejorarla.

Sigue estos consejos básicos para establecer una línea de crédito que te permita tener acceso a los fondos necesarios para invertir en el crecimiento de tu empresa.

1.  Paga a tiempo
La regla más importante para mantener un buen crédito es pagar tus facturas, cuentas y deudas a tiempo.

Lo ideal es hacer los pagos antes de o en las fechas de vencimiento y gradualmente reducir la cantidad que debes.

Puedes comenzar a mejorar tu crédito ya, cumpliendo con los pagos mínimos a tiempo.

2. El crédito con moderación
Muchos sistemas evalúan el monto de tu deuda pendiente comparándolo con tu límite de crédito.

Es importante que nos gastes más de una tercera parte de tus ingresos pagando deudas, incluyendo hipotecas, tarjetas de crédito, y crédito de consumo.

Intenta usar las tarjetas de crédito sólo para compras que tienen valor a largo plazo, como mobiliario, atención médica, o reparaciones de emergencia. No utilices las tarjetas de crédito para gastos cotidianos. No utilices el límite máximo de tus tarjetas de crédito, usa sólo entre un 30% y un 50% del crédito rotativo disponible.

3.  Revisa tu crédito
Si piensas que tu informe de crédito contiene datos erróneos, debes notificar por escrito a la agencia de informes. La agencia le dará seguimiento a su solicitud notificando al acreedor. Si el acreedor le da la razón, se modificarán los datos asentados incorrectamente en su informe crediticio.

Recuerda que tu crédito es un reflejo de la información que se encuentra en tu informe de crédito. Revisa los informes de las tres agencias de crédito (Equifax, Experian y TransUnion) para ver si son exactos, al menos una vez al año, y sobre todo varios meses antes de solicitar un crédito.

4.  Salda tus deudas
Haz lo posible por pagar todas tus deudas pendientes. Establece un plan de pago por escrito y cuando hayas pagado una cuenta, asegúrate de recibir una carta del acreedor en la que actualiza su registro de la agencia de crédito.

5. Regula la cantidad de crédito que solicitas
Si has obtenido una alta cantidad de créditos recientemente, o si repetidamente trasladas saldos de una tarjeta de crédito a otra, los prestamistas se preocupan de que sea una señal de problemas financieros.

Muchos modelos de puntuación tienen en cuenta si has solicitado un crédito recientemente verificando cuántas veces se han efectuado “averiguaciones” (inquiries) sobre tu informe de crédito. Si recientemente has solicitado abrir demasiadas cuentas de crédito, tu puntuación puede ser afectada negativamente.

6. Paga más del mínimo requerido
Si pagas sólo la deuda mínima cada mes, terminarás pagando mucho dinero en intereses.

Por ejemplo, si tienes una tarjeta con una tasa de interés del 18,5% y sólo pagas el saldo mínimo adeudado cada mes, te tomará más de 11 años pagar una deuda de $2,000, además de pagar intereses por $1,934, casi el doble del valor de su compra.