El canciller alemán, Olaf Scholz (D) junto al ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, al comienzo de la reunión semanal del gabinete federal alemán en la Cancillería en Berlín este miércoles. EFE/EPA/CLEMENS BILAN
El canciller alemán, Olaf Scholz (D) junto al ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, al comienzo de la reunión semanal del gabinete federal alemán en la Cancillería en Berlín este miércoles. EFE/EPA/CLEMENS BILAN

Berlín, 25 ene (EFE).- El Gobierno alemán pronostica para 2023 un crecimiento de la economía del 0,2 %, un margen mínimo pero que para el Ejecutivo del canciller Olaf Scholz supone ya un alivio, aunque cauteloso, meses después de haber pronosticado una recesión.

«El peor escenario no se ha producido y la economía y los mercados están mostrando una dinámica positiva», afirmó el ministro de Economía y Protección del Clima, el verde Robert Habeck, al detallar las nuevas estimaciones de su equipo.

Los efectos positivos empezarán a reflejarse a partir de la primavera, añadió el ministro, pero la situación de mantendrá «volátil» todo el año y condicionada al funcionamiento de las inversiones, especialmente en sectores ahora mismo «complejos», como es la construcción.

La crisis energética precipitada por la guerra en Ucrania y la necesidad de buscar aceleradamente alternativas a los suministros rusos producirán una ralentización en términos generales, de acuerdo con sus cálculos.

En su proyección de otoño, el Gobierno partía aún de una contracción del PIB del 0,4 %, recordó el ministro, con rango de vicecanciller en el tripartito entre socialdemócratas, verdes y liberales de Scholz.

«Hemos actuado paso a paso para contrarrestar los efectos de la crisis energética, por un lado, y de la inflación, por el otro», explicó Habeck.

Las perspectivas actuales permiten confiar en que «no se producirá la contracción temida» o que, de producirse, «será por un periodo más corto y más liviano de lo anteriormente calculada», añadió, para insistir en que dichos pronósticos marcaban aún un margen «muy frágil» y que deben adoptarse con cautela.

En términos generales, el Ministerio de Economía subrayaba ya en su comunicado previo la «capacidad de adaptación y resistencia» mostrada por la economía del país.

Habeck añadió en su comparecencia ante los medios que esta cambio «en sentido positivo» respecto a las estimaciones de otoño se debía a la «propia dinámica de los mercados», no a intervenciones «extraordinarias».

El informe económico anual de 2023, titulado «Renovar la prosperidad», revela, según el ministerio, «cómo Alemania se ha defendido ante la crisis» y cómo «ha mostrado fortaleza en vista de la guerra de agresión rusa contra Ucrania y la crisis energética asociada».

El pronóstico oficial ya había sido en cierto modo adelantado por Scholz, quien en el Foro Económico mundial de Davos (Suiza) se mostró «convencido» de que Alemania sortearía la recesión que habían pronosticado para la primera potencia económica europea tanto el Ejecutivo en Berlín como los principales institutos económicos alemanes.

Según el ministerio, «la actuación coherente del gobierno, en particular, ha hecho manejable la crisis», y a la resistencia de la economía se ha sumado que «los consumidores también han contribuido al ahorrar mucha energía a que Alemania pueda superar bien el invierno».

«Gracias a estos esfuerzos, las perspectivas económicas para 2023 son mejores de lo que se esperaba aún en la proyección de otoño», señala, aunque subraya que «esta tendencia positiva debe reforzarse ahora en términos de política económica».

Al mismo tiempo, la inflación disminuye; aunque seguirá siendo alta en 2023, la inversión de tendencia ha comenzado y tras el 7,9 % de 2022, se prevé que el índice de prevé que descienda hasta el 6,0 % este año.

También las empresas están recuperando la confianza y el estado de ánimo ha mejorado notablemente.

Las empresas invierten en instalaciones y maquinaria modernas: así, según la proyección, las inversiones en bienes de equipo aumentarán un 3,3 % en 2023, tras el 2,5 % del año anterior.

Además de la proyección, el informe económico anual contiene temas clave de política económica y financiera del gobierno, como son asegurar el suministro energético y acelerar la transformación, reforzar la competitividad y establecer políticas de oferta transformadoras, así como fortalecer la soberanía estratégica y rediseñar la política comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *