Raleigh.- Incrementar las voces de mujeres latinas en conversaciones sobre educación, salud y otros asuntos que impactan en la vida de las comunidades inmigrantes en Carolina del Norte se torna cada vez más necesario. Así lo,indica Sheila Arias, Directora de Campaña del capítulo de Mamás con Poder en NC.

Para Arias, el liderazgo comienza en reconocer que desde un ámbito particular o colectivo se puede hacer la diferencia.

“La voz de la mujer aún no es válida en muchos estados porque aún hay mucha discrimianció por el género. Desde hace 11 años el enfoque de Mamás con Poder era ayudar a la mujer a sentirse cómoda usando su voz”, dice.

“No se necesita tener un doctorado o una especialidad en política sino darte cuenta que al dar tu testimonio de lo que te afecta, lo que no sirve o no funciona, estás siendo un líder para tu familia y otras familias”.

Pero, forjar esa representación requiere de trabajo y desde su nuevo cargo en la organización quiere que más mujeres estén “sentadas en la misma mesa” junto con representantes de otras minorías.

Por eso desde su nuevo cargo en Mamás con Poder quiere seguir impulsando el liderazgo latino.

“Mi meta no es decir que las hispanas somos lo mejor, mi meta es en un futuro ir a estas conversaciones mirar a ambos lados y darme cuenta que estamos representadas”, señala.

“Hasta ahorita hay muchas conversaciones donde hemos estado solo Iliana Santillán (directora de El Pueblo) y yo. Y no es una ventaja, es una tristeza porque no estamos en 1996 cuando recién se levantaban las voces hispanas”.

Arias emigró de México y como madre soltera ha tenido que lidiar con muchas dificultades.

“Estoy segura que mi relación con muchas de las mujeres, aunque no todas sean hispanas, es que en un punto de nuestras vidas hemos estado en circunstancias difíciles», dice. “Me puedo identificar con alguien que uso Medicaid, que tuvo que decidir entre pañales o comidas, con alguien que tiene una niña o niño con necesidades especiales”.

Ser parte

Formar parte de Mamás con Poder es un proceso sencillo y no se requiere ser madre o mujer para integrar la organización sin fines de lucro. 

“Hay hombres y padres solteros. No discriminamos”, sostiene.

De acuerdo con Arias el primer paso es el voluntariado, un comienzo que también fue para ella y que la ha llevado a un puesto de liderazgo.

“Uno decide en qué quiere trabajar. Cuando empecé como voluntaria en 2013 y 2014 mi pasión era la educación temprana, por ejemplo. Queremos ampliar el grupo en español de Mamás con Poder en todo Carolina del Norte”, dice. “Le damos las herramientas para ayudarlas y empoderarlas, pero a su ritmo. Además pueden representar a la organización como también de tomar talleres”.

Incluso quienes son miembros de otros grupos pueden sumarse a esta organización. “Una de las cosas es trabajar con líderes comunitarios que ya están haciendo ese trabajo en sus áreas”.

Para contactar con Mamás con Poder NC visite https://www.facebook.com/MamasConPoder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *