Charlotte.- En la madrugada del miércoles 16 de enero, las autoridades federales realizaron el arresto de Antonio Ramírez-Catalán en el Condado de Union, como parte de una acción de agentes liderados por oficiales del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), en conexión con actividades de tráfico sexual en el Sureste del país.

Ramírez-Catalán fue el vínculo de Charlotte y Carolina del Norte con la Operación Noche Oscura (Dark Night) de Inmigración, que resultó en el arresto de 12 implicados en una red de prostitución, y la liberación de 11 víctimas de tráfico humano, en Georgia, Florida y las Carolinas.
A Ramírez-Catalán, que vivía en Monroe se le acusa de haber sido un “pimp”, chulo o padrote, que controlaba grupos de mujeres a las que controlaba para que se dedicaran la prostitución.
En el pliego de acusaciones contra la banda de traficantes humanos, que también incluyó 44 arrestos administrativos, se afirma que Ramírez-Catalán, alias “Joel”, coordinó con Joaquín Méndez-Hernández, alias “El Flaco”, el traslado de una mujer desde Savannah, Georgia a Columbia, Carolina del Sur, para que ejerciera la prostitución.
Además, el documento de acusaciones señala que Ramírez-Catalán participó desde 2008, con una decena de individuos en una red de prostitución, que tenía como base el condado de Chatham, en Georgia, cuya ciudad principal es Savannah, donde el director de ICE, John Morton, hizo el anuncio del desmantelamiento de la red de traficantes humanos.
De acuerdo con ICE, la banda trajo a Estados Unidos mujeres de México y Nicaragua, engañadas con el “sueño americano”, para dedicarlas a la prostitución.
A las víctimas se les exigía atender entre 25 y 30 clientes por jornada, y las amenazaban con regresarlas a sus países si no completaban la cuota. La mayoría de las mujeres eran menores de 30 años.
El pliego de acusaciones indica que los traficantes humanos trasladaron a Charlotte, en octubre de 2011, a 24 jóvenes mexicanas, para que sirvieran de prostitutas, dado que el negocio en Atlanta y Nueva York se había “quemado”.
Luisa Capilla-Lancho, alias “Marisol”, aparece mencionada en relación a esa acción y se señaló, que tres de las víctimas de ese caso fueron liberadas.
El fiscal federal del caso, Edward Tarver, dijo que las mujeres eran forzadas a hacer cosas impensables y que es difícil de entender que en 2013 en Estados Unidos todavía se practique la esclavitud humana”. Entre los detenidos hay mexicanos, nicaragüenses e individuos con apellido de la India.
La operación Dark Night fue dirigida por el área de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de ICE.