Durham.– La oficina del alguacil del condado Durham y el Departamento de Policía de Durham unieron esfuerzos para recordarle a los conductores la importancia de manejar con cuidado cerca de las zonas escolares.

Ambas fuerzas del orden realizaron el lunes un operativo  a las afueras de la escuela secundaria    Jordan High School, donde detectaron a conductores manejando por encima de la velocidad permitida en los cruces peatonales.

“Queremos recordar a los conductores que una zona escolar debe ser segura para nuestros hijos”, dijo el Sheriff Mike Andrews.

Los policías se situaron en diferentes partes de la calle Garrett Road, donde pararon a varios conductores y les preguntaron si sabían qué tan rápido andaban. Además  les informaron sobre la ley de peatones.

Las autoridades recordaron que antes de las 8:00 am la velocidad máxima permitida es de 35 mph y depués de esa hora, se debe manejar  a 25 mph. Según el programa Mírame Carolina del Norte, una iniciativa de seguridad del Departamento de Transporte del estado, hay más de 2,400 accidentes que involucra a peatones.

“Queremos asegurarnos que los niños y ciudadanos entiendan y respeten la normas de tránsito en una zona de peatones”,  dijo Jason Petty de la oficina del alguacil del condado Durham.

“No estamos aquí para dar citaciones de tráfico. Vivimos en una sociedad de velocidad y tenemos que ir más despacio. Las personas que manejan muy rápido son buenos ciudadanos tratando de ir al trabajo sin saber las consecuencias de un accidente”, aseguró Petty.