Durham.- Una tragedia familiar rompió la calma del barrio de Faucette Avenue en Durham el pasado 1 de noviembre, cuando una niña de trece años de origen hispano resultó herida de bala en su propio domicilio.  Tras varios días en estado crítico la menor falleció el pasado lunes.

De acuerdo a la policía el confuso incidente tuvo lugar alrededor de las 6 pm en el interior de la casa de la familia López.
Una llamada al 911 alertó del caso. “Alguien ha disparado por favor vengan rápido… tiene 13 años”, dijo una voz en el teléfono   según informó el diario News and Observer.
Cuando la policía y la ambulancia llegaron al lugar encontraron a la menor Emily López tendida en el suelo y a un chico de 15 años junto a ella.
 Mientras que la niña fue trasladada al hospital de Duke,  el joven fue arrestado e internado en un centro de detención de menores donde permanecerá hasta que se presente ante la corte juvenil del Condado de Wake en Raleigh.  
Según el reporte policial, sobre él pesan por ahora cargos de asalto con arma homicida e intento de asesinato.
Las autoridades, que continúan investigando las circustancias del tiroteo y las causas que llevaron al joven a disparar contra la niña, no quisieron revelar la identidad del suspuesto agresor, por ser menor de edad.
Sin embargo,  sí indicaron que ambos son familiares. Una fuente asociada a Qué Pasa indicó que los dos jóvenes eran medios hermanos.
Una vecina también confirmó esta versión al News and Observer.
Por otro lado, Qué Pasa intentó ponerse en contacto con la familia de la menor, originarios de México, pero se excusaron de dar declaraciones. El padre de la menor, José Trujillo, solo dio una breve declaración a Qué Pasa. “Estamos pasando por un momento terrible que no le deseamos a nadie ”, dijo.
 Según medios de prensa,  Emily López cursaba la secundaria en la escuela Brogden Middle School en Durham.