Durham.- Cada día son más y más los “soñadores” de Carolina del Norte que reciben sus permisos de trabajo gracias al programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia. Ellos están deseosos de poder colaborar en la economía familiar y labrarse un futuro. 

Con esta idea, el Centro Hispano organizó el pasado viernes su primera feria de trabajo para jóvenes con DACA, en la que participaron representantes de la cadena de restaurantes Hardee’s, la cual que forma parte del equipo corporativo del Centro Hispano . 

“Queremos darles una oportunidad a estos jóvenes, que están muy motivados para trabajar”, explicó a Qué Pasa Francisco Javier Duque, el director de desarrollo y recursos humanos del Centro Hispano. “Los jóvenes con DACA son un potencial muy grande para las compañías: es gente bilingüe, joven, dinámica y que conoce el país”, enfatizó.

Es el caso de Jacqueline Maya, una estudiante de Durham que acudió a la feria junto a su amiga Silvia Campos. Mientras que Campos comenzará a estudiar el año próximo para ser traductora, Maya, alumna del Durham Tech Community College, aspira a convertirse en asistente legal, aunque a causa de las elevadas tasas que tiene que pagar por ser indocumentada, solo puede tomar tres clases por semestre.

“En un mes me llegará la Acción Diferida y para entonces espero poder meterme a trabajar, es necesario para la escuela y ayudar a mi familia”, comentó la joven. “Pago el triple de lo que pagan otros estudiantes y es muy difícil reunir el dinero, lo sacamos de donde sea, pero mi madre es la única que me apoya para que estudie, así que necesito ponerme a trabajar cuanto antes”, añadió Maya.

Pese a que la afluencia a la feria no fue la esperada, Duque informó que El Centro tiene pensado repetir la experiencia próximamente organizando una feria más grande con más compañías.