Siler City.- Una investigación federal a unos 40 empleados de un restaurante de comida rápida por el presunto uso de documentos falsos, derivó la semana pasada en el arresto de al menos seis personas en Siler City, por parte de agentes de Homeland Security.

En un primer momento el operativo de las fuerzas del orden desató una ola de temores ante la sospecha de redadas de inmigración debido a que agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglás en inglés) lideraron la captura de los sospechosos.

Al respecto el Departamento de Policía de Siler City aclaró a Qué Pasa que la operación estaba relacionada con un caso de investigación por el uso de identidades falsas.

“No hay retenes con ICE. Tuvimos a unos individuos trabajando con identificaciones falsas en un restaurante local y se realizaron algunos arrestos debido al nivel de la  violación”, explicó en un correo electrónico el jefe de policía, Gary Tyson.

Los detenidos eran empleados del restaurante McDonald´s, según pudo conocer Qué Pasa.

De acuerdo con documentos de la corte federal, la investigación incluye hasta 40 empleados del restaurante McDonald’s de Siler City. Las averiguaciones de los agentes se iniciaron a principios de julio, según detalla el expediente.

Desde Carolina del Sur
El caso comenzó en Carolina del Sur, cuando Rebeca Cárdenas acudió a una oficina del Departamento de Servicios Sociales para solicitar la renovación de la asistencia de gobierno que recibe. Ahí apareció información que indicaba que era empleada del McDonald’s en Siler City.

Este hecho derivó en el arresto de la hondureña Dora Velásquez-Flores, el 19 de julio, por utilizar la identidad y número de seguro social de Cárdenas, según documentos de la corte.

Los expedientes revelaron que Velásquez-Flores contó a un investigador federal que una empleada identificada como Porfiria Rodríguez la contrató y  además le suministró la identidad falsa para trabajar en el restaurante.

Así se inició la pesquisa en contra de los demás empleados.

Las autoridades investigaron a todas las personas contratadas por Rodríguez en el McDonald’s de Siler City,  detalla el documento oficial, que además no precisa cuántos de los empleados investigados usaron  documentos fraudulentos.

Por su parte, Terri Hickey, vocera de McDonald’s, indicó en un correo electrónico a Qué Pasa que la compañía fue contactada por las autoridades durante la investigación.

“Nosotros no iniciamos una investigación, pero fuimos contactados por las autoridades locales y federales que investigaban a un empleado.

La política y prácticas de nuestra empresa son las de cumplir con todas las leyes federales y estatales de inmigración y nosotros cooperamos con las fuerzas del orden cuando sea necesario y si así lo solicitan”, señaló Hickey.

Días de pánico
Las detenciones en Siler City comenzaron desde el pasado martes por la mañana. La mexicana Ismelda Muñoz Cosme, de 37 años, salió de su casa a las 7 am para dejar a su hijo de 5 años en la parada del autobús escolar y cuando volvió, un convoy de 5 ó 6 automóviles la esperaba afuera de su  vivienda.

“Nos despertaron y nos hicieron preguntas”, dijo Aldo Ocampo Muñoz, de 18 años y el hijo mayor de la mujer arrestada, quien todavía dormía cuando “la migra” se apareció afuera de su casa.  Ocampo Muñoz asegura que los agentes federales lo interrogaron y amenazaron con llevárselo, a pesar que de haber nacido en Estados Unidos.

De acuerdo con algunos familiares de Muñoz Cosme, la madre soltera no tiene ningún antecedente criminal en los 20 años que ha vivido en Estados Unidos. “Ella es el sostén de su familia”, dijeron.

Muñoz Cosme enfrenta cargos federales  como sospechosa de trabajar en el restaurante con el nombre “Iris Morales”.

Ese mismo martes, alrededor de las 10:00 am,  y los días siguientes, los agentes de ICE aparecieron en otros puntos de Siler City y sus alrededores, incluyendo un parque de casas móviles ubicado a un costado de la autopista 64 en Staley.

“Buscaban a una pareja, y nos dijeron que no iban a arrestar a nadie más”, dijo Clarissa Herrera, quien iba saliendo de compras cuando unos agentes con chalecos de ICE se le acercaron a pedir direcciones. “Ellos buscaban el número de una traila que no existe”.

Mientras tanto, el Vínculo Hispano intenta localizar a las familias afectadas para ayudarlas.  Para contactar  con la organización deje un mensaje con sus datos en (919) 742-1448 y le devolverán la llamada.