Durham.- La lucha continúa para un grupo de subcontratistas hispanos que demandan a una compañía el pago de miles de dólares por el trabajo realizado en un hotel recientemente inaugurado en Durham. El lunes ellos llevaron su queja ante el Concejo municipal y pidieron que las autoridades retengan unos $500,000 en incentivos comprometidos con los inversionistas del proyecto hasta que se les de una solución a sus reclamos.

Los subcontratistas,  desde hace casi un mes reclaman públicamente a la compañía SLP Enterprises el pago de miles de dólares que aseguran se les adeuda por su trabajo en el nuevo hotel Resident Inn de la cadena Marriot. Ellos marcharon junto con sus familias y miembros de la comunidad desde ese edificio, ubicado en 1108 West Main Street, hasta el municipio donde se realizaba una sesión de trabajo del Concejo de la ciudad.

Los obreros llegaron portando carteles alusivos a sus demandas y pidieron ser escuchados en la sesión, pero les dijeron que no podían hacerlo porque el tema no estaba en la agenda del Concejo. Sin embargo, ellos decidieron quedarse hasta el final para intentarlo.
La sesión comenzó pasadas las 7 pm y no fue hasta casi las 9 pm cuando Isaac Pérez, uno de los subcontartistas afectados pudo tomar la palabra por tres minutos y expresar su reclamo ante las autoridades de la ciudad.

“Como Concejo de la ciudad ustedes tienen la oportunidad de retirarles los permisos y las excepciones de impuestos a ellos porque si ustedes no hacen nada el dueño no hará nada, el subcontradista no nos va a pagar y eso es injusto”, dijo Pérez a los miembros del Concejo.
“Tenemos familias, yo tengo seis niños que van a volver a la escuela la próxima semana”, agregó Pérez, quien afirma que le deben alrededor de $15,000 por su labor en el hotel.

La compañía SLP Enterprises ha dicho que las alegaciones de Pérez y de los otros subcontratistas son falsas y que la empresa les pagó miles de dólares por su trabajo. Indicó también que si no ha pagado toda la cantidad que los trabajadores reclaman, es porque ellos no terminaron su labor como estaba acordado.

El alcalde Bill Bell respondió a Pérez que no hay nada que el Concejo pueda hacer para mediar en el conflicto y aclaró que la ciudad no había dado beneficios tributarios a los inversionistas.

Patrick Baker, abogado de la ciudad, explicó que la ley no le daba potestad a la ciudad para intervenir.

“No es algo que no nos importe o algo que no nos interese, los concejales estan muy preocupados por estos asuntos pero es algo que no está en sus manos”, dijo Baker.

Una luz de esperanza
Sin embargo, el concejal  Steve Schewel intervino para decir que si bien el Concejo no puede mediar en el conflicto, sí debería revisar si es válido otorgar incentivos a inversionistas que no cumplen con sus trabajadores.

“Si no nos sentimos cómodos y el proyecto no ha funcionado de forma satisfatoria y justa, no deberíamos incentivar a un desarrollador que no está pagando a sus trabajadores como debería”, dijo Schewel.

“Nosotros no podemos decidir eso, alguien más tendrá que hacerlo, pero  deberíamos mantener un ojo en este asunto”, añadió.
El administrador de la ciudad, Tom Bonfield, dijo que no hay nada que la ciudad pueda hacer pero que la Oficina de Economía y Desarrollo del Empleo iba a revisar el asunto.

La ciudad tiene previsto pagar en 2017 incentivos por $500,000 al inversionista a cargo del nuevo hotel, por la preservación de una estructura histórica.

Al final de la reunión Schewel se reunió con los subcontratistas. Les recomendó contratar un abogado y prometió revisar el tema de los incentivos. “El consejo tiene un incentivo de $500,000  para este tipo de desarrollos, se supone que son para pagar por una preservación histórica”, explicó. “Yo pienso que nosotros no tendríamos que pagar ese tipo de incentivos a alguien que no le paga a sus trabajadores”, dijo.

A pesar de que el Concejo respondió que el asunto no está en sus manos, Pérez se mostró satisfecho por haber sido escuchado al final de la sesión y afirmó que no dejará de protestar.

“Si nos hubiéramos salido cuando nos dijeron que no estábamos en la agenda, no nos hubieran escuchado y esto se queda en el aire, impune… En medio de todo al final salió algo positivo”, dijo Pérez tras la larga sesión.

“Nosotros vamos a seguir peleando para que no les den los descuentos (a los inversionistas) hasta que  nos paguen nuestro dinero”, agregó.