Raleigh.- El sueño del negocio propio que le había costado sacar adelante durante dos años de duro trabajo, se desvanecieron en pocos segundos cuando su “lonchera” se incendió, explotó y quedó hecha cenizas la tarde del 30 de abril, cerca a un conocido hotel en Durham.

Ahora la mexicana Elena Apolinar Florencio se ve forzada a comenzar de cero con sus Tacos Elena‘s. Pero, a pesar de la pérdida de su negocio, ella agradece haber salido con vida junto a sus dos trabajadoras. El accidente ocurrió cerca del hotel Sheraton Imperial en la salida 282 de la I-40.

Todo ocurrió en pocos segundos, según cuenta Apolinar a Qué Pasa. “Habíamos recién llegado al lugar donde trabajamos. Ni siquiera me había levantado del asiento del copiloto cuando una de las muchachas comenzó a gritar ‘fuego, fuego, el camión se está quemando”.
El pánico, entonces, se apoderó de las tres mujeres. “Se abalanzaron sobre mí y al intentar abrir la puerta esta se atoró… las chicas gritaban y lloraban y les tuve que pedir que se calmaran. Cuando pude abrir la puerta bajamos y corrimos lo más lejos posible”.

Ni bien pusieron un pie en el pavimento, la parte delantera del “food truck”, donde está el motor, explotó.

“Vimos como hasta desde el piso se estaba incendiando. Después todo comenzó a explotar dentro del camión”, recuerda Apolinar. “Había muchos carros alrededor y mi temor era que pasara algo peor cuando el camión comenzó a explotar”.

Momentos en que el fuego consume
el food truck de Elena

El fuego también destruyó la ganancia de esa mañana, celulares, carteras y otras pertenencias de las tres personas.

“Yo doy gracias a Dios que fue cuando estábamos abajo que el camión explotó. Que logramos salir con vida”.

De acuerdo con Apolinar el food truck no había dado señales ese día de ningún desperfecto. Seis meses atrás le habían cambiado la transmisión.

Con su lonchera recorría y se instalaba en varias zonas de Raleigh, Durham y Chapel Hill para llevar a sus comensales su especialidad: los tacos.

También había participado en la Fiesta de El Pueblo y en el festival de El Centro Hispano en Carrboro.

Elena Apolinar por ahora está vendiendo tacos en la 2601 NC Hwy 55 en Durham.

Comenzar de nuevo


Hace dos años esta madre mexicana compró su lonchera a un costo de 50 mil dólares. Dio una cuota de 10 mil y con mucho esfuerzo logró pagar el resto. Lamentablemente, sin saberlo, seleccionó el pago mínimo de seguro por lo cual, no contará con la cobertura por incendio.

El año pasado tuvo que costear los altibajos de la crisis económica y de salud que provocó la pandemia del COVID-19. Por eso, comenzar de cero no le asusta.

Por el momento y hasta que reúna los 10 mil dólares para un nuevo food truck, estará vendiendo en 2601 NC Hwy 55 en Durham, NC 27713 donde antes quedaba la Regia Latina.
Una de sus hijas además ha creado una campaña de recaudación de fondos en la página de Gofundme: https://www.gofundme.com/f/help-mom-after-fire

Le preocupa que este accidente también le afecte a sus dos empleadas. “Es difícil tanto para mi como para ellas. Una es madre soltera…”.

Por eso, hará “delivery” para asegurar el trabajo de sus dos empleadas. Las personas pueden hacer sus pedidos llamando al (919) 730-5483.

“Somos gente de trabajo. Lo que le digo a la gente es que no me da miedo trabajar sino quedarme sin trabajo”, dice segura que de este capítulo en su vida saldrá airosa. Y así será.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *