policía de raleigh
La jefa de policía Estella Patterson dijo sentirse “decepcionada” en rueda de prensa. Credit: Qué Pasa

Raleigh.- Un policía fue sorprendido traficando cocaína en su uniforme de oficial y a bordo de su coche patrulla en Raleigh, según una investigación que encabeza la DEA.

Las autoridades aseguran haber grabado en video al oficial Keven Rodríguez cuando cayó en una trampa y vendió dos onzas de cocaína a un informante secreto de la policía el pasado 24 de enero. Un mes después, el 24 de febrero, se ejecutó el arresto del agente del orden.

El viernes de la semana pasada, tras concluir en la corte federal la primera audiencia del presunto narcotraficante, el fiscal federal Michael Easley compareció ante los medios de prensa. Acompañado por la jefa de policía de Raleigh y un agente de la DEA, Easley compartió pocos detalles sobre el caso que las autoridades calificaron como “perturbador” y “decepcionante”.

Rodríguez, de 33 años, es acusado de distribuir cocaína y de portar un arma de fuego en el momento de cometer un crimen relacionado con el tráfico de drogas. Desde el 2018 trabaja en la Policía de Raleigh, donde su principal función es responder a las llamadas de emergencia del 911. Hasta que se aclare la investigación con acusaciones tan delicadas, el oficial fue suspendido de sus labores y sin derecho a salario. En la cárcel de Raleigh no existe registro sobre la detención del inculpado.

Cayó en una trampa

Debido a la sensibilidad de la investigación que todavía no concluye, la única información disponible aparece en la queja criminal en contra de Keven Rodríguez, con número de caso 5:22-M1-1164-BM y fechada el 22 de febrero. En este documento federal, el agente de la DEA y detective de la Policía de Raleigh Jeffrey Ladd, presentó la evidencia existente en contra del aún policía.

En noviembre del 2021, la DEA y la Policía de Raleigh obtuvieron información de dos distintas fuentes sobre un policía que vendía cocaína en Raleigh.

Uno de los informantes arregló una cita con el oficial Rodríguez para reunirse el 24 de enero y comprar dos onzas de cocaína por $2,600, detalla la queja formal que fue entregada al magistrado federal Brian Meyers.

El día que tendieron la trampa al policía, los detectives inspeccionaron el automóvil del informante previo a salir hacia la misión para asegurarse que no había ninguna sustancia prohibida en su interior. También equiparon la unidad con equipo de espionaje, incluyendo cámaras y micrófonos de vigilancia.

Para realizar la transacción ilegal, el punto de reunión acordado fue el local abandonado de la auto concesionaria Bobby Murray Chevrolet en 1820 Capital Boulevard. A bordo de su vehículo de uso exclusivo para realizar su trabajo como policía, el oficial Rodríguez llegó a la cita antes de la hora pactada y “posicionó estratégicamente su patrulla entre dos edificios abandonados”. Cuando llegó el informante que colaboraba en secreto con la DEA y la misma Policía de Raleigh, Rodríguez le vendió un paquete que resultó ser cocaína después de hacer una prueba de laboratorio. Toda la escena y conversación fueron grabadas por las autoridades, detalla la queja criminal en contra del policía.

Según la evidencia en contra del agente del orden, Rodríguez ofreció escoltar a su cliente hasta su destino final para ir “de manera segura”. Después de realizar el presunto negocio de drogas, el uniformado manejó su patrulla de regreso a la estación de policía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.