Raleigh.- Un vecindario mayoritariamente latino se está transformando en un lugar más seguro para vivir gracias al trabajo conjunto entre la Policía de Raleigh, la administración del complejo de viviendas, diversas organizaciones públicas y privadas y la comunidad.

Pines of Ashton, una de las propiedades más grandes y antiguas de la ciudad con 780 departamentos y unos 1,500 residentes, más de la mitad de ellos hispanos, era uno de los vecindarios más inseguros de Raleigh cuando el oficial James Kryskowiak inició su labor de acercamiento comunitario hace cuatro años.

Como parte del escuadrón de Policía Comunitaria del Distrito Southeast de la Policía de Raleigh, Kryskowiak comenzó a hablar con los residentes del área para intentar entender por qué había inseguridad en la zona y encontró que hacía falta mejorar la infraestructura del lugar pero también la relación con los vecinos, mayormente inmigrantes, con quienes existe una desconexión debido a múltiples barreras culturales.

Lo primero que hizo el escuadrón de Policía Comunitaria fue trabajar con la administración del complejo y el municipio de Raleigh para mejorar el barrio, según informó el sargento Dike Crisco, quien comanda el grupo de de 14 policías comunitarios.

Los policías lograron que la compañía GSC, dueña del complejo, invierta casi $2 millones en mejorar el barrio, y que el municipio y empresas del área se involucren.

Así se han ido reparando los edificios, la bardas y los jardines. Se podaron los árboles que dificultaban la visibilidad de las casas, se mejoró la iluminación nocturna y se crearon nuevas áreas de recreación para los niños.

“Ellos estan haciendo un gran trabajo”, dijo Dennis Smith, gerente regional de GSC.  “Nosotros tratamos de proveer las cosas que ellos nos dijeron que necesitábamos hacer. Mientras más los ayudamos mas nos ayudamos, es una situación donde todos ganamos”.

Los policías también están trabajando para mejorar su relación con los vecinos pues una encuesta les reveló que el 60 por ciento de los residentes no confía en ellos.

Para cambiar eso, hace un año iniciaron un programa de futbol infantil, en colaboración con el municipio y el club CASL. Dos veces por semana, niños de 9 a 13 años se entrenan bajo la dirección de los oficiales y han formado un equipo, el Cruz Azul, que competirá en un torneo junto con los equipos de los otros distritos policiales.

“Los niños ya nos ven como amigos, ahora queremos alcanzar a sus padres”, dijo el oficial Kryskowiak.

“Queremos mostrar el otro lado de las fuerzas del orden, que pueden confiar en nosotros”, dijo a su vez el sargento Crisco.

Para ello, este sábado 6 de abril, la policía realizará un festival comunitario en el barrio donde habrá información bilingue, comida y entretenimiento para todas las familias.

La policía invita
Información, servicios, juegos, comida y música en el Festival Comunitario de Pines of Ashton.
Fecha: 6 de abril
Hora: 12 pm. a 4 pm.
Lugar: 3000 Hoston Ln.,  Raleigh (Parqueadero de Wakefield)