Raleigh.- “Pedimos un trato justo, un salario razonable, acceso a servicios de salud y condiciones menos peligrosas para trabajar” este fue le mensaje de las marchas por el Día del Trabajo organizadas por una coalición formada por más de 13 grupos de activistas, que se relizaron el lunes en Raleigh y Durham. 

“Somos parte de una alianza que se formó en el 2016 y decidimos que teníamos que hacer este evento para seguir luchando y así obtener más beneficios que merecemos como trabajadores” aseguró Martha Hernández del Comité de Acción Popular, uno de los impulsadores del evento.

La jornada en Raleigh, arrancó en la plaza Moore Square a las 10 de la mañana y concluyó al frente de la Legislatura estatal. En ella se congregaron cerca de 150 personas quienes no aminoraron su entusiasmo a pesar de la fuerte lluvia que se precipitó a esa hora.

“Estamos aquí porque queremos manifestar nuestra solidaridad a la comunidad negra, a la inmigrante, a la trabajadora, en general  a todas las comunidades que están siendo afectadas por varias políticas que van en contra de la dignidad humana”, sostuvo Angeline Echeverría, Directora Ejecutiva de la organización El Pueblo.

Con el pregón “Adelante, adelante, la lucha es constante”, la marcha se movilizó no sólo con la participación de hispanos y afroamericanos, muchos ciudadanos americanos también se hicieron presentes para apoyar esta iniciativa.

Una réplica de esta marcha se realizó por la tarde en la ciudad de Durham y, de igual manera contó con representantes activistas de la comunidad hispana.

En otras ciudades
Esta protesta estuvo alineada a la convocatoria nacional a la que también se unieron las ciudades de Charlotte y Winston-Salem. En la Ciudad Reina unas 500 personas marcharon por las calles del centro, mientras que en Winston-Salem los manifestantes no se amilanaron pese al aguacero que cayó en esa ciudad del área de Piedmont.