Raleigh.- La medidas de prevención por el COVID-19 dentro de las escuelas, en los autobuses, pasillos y cafeterías son algunas de las preocupaciones que tienen algunos padres de Wake y Durham ante el regreso presencial a clases. Así lo expresaron la noche del lunes 29 de marzo durante una reunión realizada por la organización la Alianza para la Justicia Educacional (EJA).

Aunque reconocieron estar conformes con muchas de las medidas adoptadas para prevenir los contagios, aseguraron que los cambios, por ejemplo, en la distancia social dadas por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) son un aspecto del cual necesitan más detalles.

El pasado 19 de marzo, los CDC actualizaron su guía de prevención del COVID-19 para las escuelas primarias y secundarias. La nueva recomendación indica que los estudiantes pueden sentarse en las aulas a tres pies de distancia. Sin embargo, las mascarillas deberán seguirse usando de forma “universal”.

Otro aspecto es las medidas dentro de los autobuses escolares para evitar contagios.

“Una maestra me habló para decirme de esas prevenciones e incluso me dijo si quería anotar a mi niño para el autobús. Firmé el primer formulario y recibí otro que aún no firmo. En parte me siento desanimada, no me siento muy segura pero mi niño quiere ir a la escuela y sé que ahí lo van ayudar más. Pero, me preocupa el autobús”, manifestó Guillermina Onofre cuyo hijo va a una escuela en Cary.

Esta madre además dijo que estaba evaluando no mandar a su hijo a clases presenciales y mantenerlo en enseñanza virtual.

Hasta el 24 de marzo el Sistema de Escuelas Públicas de Wake había reportado 48 casos de contagio: 31 de estudiantes y 17 trabajadores.

Por su parte, Claudia Zuñiga quien tiene hijos en las escuelas de Durham, indicó que su preocupación también es qué sistemas pondrán en marcha para evaluar el rendimiento de los estudiantes, sobre todo para aquellos que durante la pandemia han estado en clases virtuales.

“Le preguntaría al superintendente qué medida están tomando cuando dejamos a nuestros niños y quiero que evalúen a mi hijo en qué nivel está. Yo me siento con él en casa todos los días pero sé que no ha estado al 100 por ciento”, dijo.  “Lo principal es la salud pero, también su aprendizaje”.

También indicó que los maestros que dan las clases online no sean los mismos que en las presenciales. “Necesitamos que los maestros estén al cien por ciento con todos los de las clases”.

Otras de las preocupaciones estuvieron centradas en las pruebas de COVID-19 para estudiantes, si habrá escuelas virtuales en el otoño, los recursos para niños con necesidades de aprendizaje, entre otros.

Las inquietudes manifestadas por los padres serán elevadas a los superintendentes de las escuelas públicas de Wake y Durham según indicó Fernando Martínez de EJA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *