Este artículo forma parte de una serie de notas que conforman el Suplemento de COVID-19 desarrollado por Qué Pasa.

 

El COVID-19 se ha convertido en el tema diario de conversación entre amigos, compañeros de trabajo y familia. La sobreexposición diaria a información sobre el coronavirus puede causar agobio tanto en adultos como en niños.

Precisamente, para los más pequeños, puede ser incluso difícil entender lo que escuchan decir a otras personas, lo que ven en internet o en la televisión, y pueden ser especialmente vulnerables a sentimientos de ansiedad, estrés y tristeza. Sin embargo, mantener una conversación abierta y sincera con los hijos, crear rutinas y normalizar la situación, en la medida de lo posible, podrá ayudarlos a entender y sobrellevar la pandemia. Así lo recomienda UNICEF, y así opinan los expertos en psicología y psiquiatría de Carolina del Norte.

“Los padres tienen que hablar de manera sencilla a sus hijos, asegurarse que lo entienden. Pero no es necesario explicar muy detalladamente [qué es el COVID-19]. Hablé con algunos padres y me dijeron que ellos describen al virus como un germen malo y sucio”, dijo a Qué Pasa Luke Smith, psiquiatra y director de la clínica de salud mental El Futuro, de Durham.

Por su parte, la doctora Amanda Serrano, psicóloga y directora de la clínica de salud mental Sunrise-Amanecer, situada en Greensboro, explicó que, además, educar a los hijos sobre la pandemia incluye un proceso de acompañamiento entre padres e hijos.

“Hay que explicarles a los niños como ponerse la mascarilla y ayudarlos, acompañarlos a lavarse las manos y decirles: ‘vamos a aprender de los microbios’ y,  así vamos a cuidarnos un poquito mejor”, dijo a Qué Pasa.

Una de las recomendaciones de UNICEF es que los padres deben ser honestos con sus hijos, explicarles la verdad. Ahora bien, “los adultos también tienen la responsabilidad de evitar que sufran. Utiliza un lenguaje adecuado para su edad, observa sus reacciones y sé delicado con su grado de ansiedad”, indica en un documento sobre ‘Cómo hablarle a tu hijo sobre la enfermedad por coronavirus 2019’.

 

Crear rutinas para normalizar la situación

En momentos de estrés, en un ambiente de ansiedad, seguir una rutina es la solución. “Los niños adoran la rutina”, dijo el doctor Smith.

La doctora Serrano también apuesta por crear rutinas para normalizar la situación porque, al hacerlo, “los niños se sienten mejor. Seguir rutinas les tranquiliza y les baja la ansiedad”.

Ponerse la mascarilla, por lo tanto, se puede unir a las otras rutinas de la mañana. “Me lavo los dientes, me visto, me pongo la mascarilla y me voy a la escuela”, dijo la doctora Serrano como ejemplo.

Enseñarle a protegerse a sí mismo y a sus amigos es otra de las recomendaciones de UNICEF. Además de usar mascarilla, la organización internacional también señala que los padres deben animar a los hijos a lavarse las manos con frecuencia, a cubrirse la tos con el codo y explicarles que es mejor no acercarse demasiado a las personas que tengan síntomas.   

“Si los niños no quieren ponerse la mascarilla, no quieren lavarse las manos, podemos convertirlo en un juego”, añadió la doctora. Serrano.

“Poco a poco los niños se irán acostumbrando, irán adoptando estas nuevas rutinas y se harán más independientes”, indicó el doctor. Smith.

 

Evitar que vean las noticias

Cuando vemos imágenes preocupantes en la televisión o en Internet, una detrás de otra, nos puede dar la sensación de que la crisis está por todas partes. Es posible que los niños no distingan las imágenes que ven en las pantallas de su propia realidad personal y crean que están en peligro.

Para evitarlo, el doctor Smith no aconseja que los niños pequeños vean las noticias. “La información es muy adulta, y nos les ayuda a entender la situación. Al contrario, les puede causar más miedo y confusión. No lo necesitan”, explicó.

Una de las manera de ayudar a los hijos a lidiar con el estrés, de acuerdo con UNICEF,  es ofreciéndoles oportunidades para jugar y relajarse siempre que sea posible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *