Raleigh.- Un grupo de once adolescentes inmigrantes, todos ellos de origen o ascendencia asiática, se dedica desde el verano pasado a ayudar a estudiantes latinos a tener éxito en la escuela y motivarlos a perseguir una carrera universitaria.

Bajo el nombre de “Jóvenes para Ayudar”, estos chicos de entre 14 y 16 años, se propusieron utilizar sus conocimientos de español para dar una mano a sus pares hispanos, a la vez que ellos mismos pudieran practicar el lenguaje y aprender más sobre la cultura latina.

“Personalmente me gusta mucho el español y ayudar a las personas porque tuve buenos maestros que me inspiraron a apoyar a la comunidad. Entonces quise combinar esas dos cosas”, dijo Dory Li, la presidenta y fundadora del grupo.  “Pensé que si hay una gran población hispana que muchas veces no tiene muchos recursos, yo podía usar mi español para ayudar y convencer a otros de hacer lo mismo”.

Li, de 15 años e hija de inmigrantes chinos, empezó así el grupo en su escuela, Enloe High School, donde también estudian otros diez miembros del grupo, August Nin y Daniel  Shen  (de origen chino), y Sajeth Dinakaran, Shatorupa Ghosh, Vishnu Inuganti, Rashmi Patwardhan, Heeya Sen, Joanne Thayil y Yash Patil (de origen indio).

A ellos se suma Alisha Spradlin, de ascendencia india, que asiste a Raleigh Charter High School.

Aprender al enseñar
Lo primero que hizo el grupo fue contactar con organizaciones latinas como el Centro Hispano de Durham y la Sociedad de Hispanos Profesionales de Carolina del Norte (NCHPS), para comenzar a ofrecer tutorías.

En el otoño lo hicieron con chicos hispanos de Durham mediante El Centro Hispano, y en verano en Cary High School y Milbrook High School, en Raleigh, con el programa Gradúate! de la NCSPS.

Para los integrantes del grupo,  la experiencia ha sido muy valiosa.

“Las tutorías no simplemente ayudan a los estudiantes (hipanos) con el inglés si no también nos ayudan con nuestro español”, Patwardhan, de 15 años.

“Podemos aprender más de la cultura y términos lingüísticos que en las clases de español usualmente no se enseñan”, dijo Sen, también de 15 años.

“Es una experiencia única porque aunque aprendes un idioma también es muy importante el aspecto cultural. Si no aprendes la cultura estás perdiendo la identidad de ese idioma”, comentó por su parte Ning, de 16 años.

Como hijos de inmigrantes, los miembros de “Jóvenes para Ayudar” dijeron que ellos entienden lo difícil que es para un estudiante inmigrante superar la barrera del idioma en la escuela cuando en casa se habla otra lengua.

“Mi primer idioma fue chino. No sabía hablar en inglés hasta cuando mis padres me dejaron en la escuela. Yo era muy tímida entonces no solamente no hablaba inglés sino que no quería porque tenía miedo y me acuerdo que una amiga me ayudó a aprender”, contó Li.

Inuganti, de 15 años, comentó que el hablarles a los chicos hispanos en su idioma, ayudó a romer ese miedo.

“Ellos son muy tímidos, tienen miedo de cometer un error y ser humillados. Pero nosotros no tenemos un español y también cometemos errores, y eso ayuda a que no se sientan tan mal con su inglés. Se trata de aprender al enseñar. Ellos me corrigen y yo los corrijo. Aprendemos juntos”, dijo Inugati.

Ayudan a cumplir sueños
Pero además de las tutorías, “Jóvenes para Ayudar” organizó en mayo su primera “Fiesta por la Educación”, un evento al que asistieorn unas 120 personas y en el que recaudaron más de $1,700, dinero que luego entregaron a la NCSPH para que otorgara becas a dos estudiantes hispanos que quieran ir a la universidad.

Fue la primera vez que la NCSHP recibió fondos para becas directamente de estudiantes.

El año que viene, el grupo planea organizar otra “Fiesta por la Educación”, crear nuevos capítulos de la organización en las escuelas NC School of Math and Science y Raleigh Charter High School, además de iniciar un nuevro programa de tutorías para niños de primaria llamado ”Spanish Days”.