Durham.- La Junta de Educación de Durham aprobó por unanimidad una resolución que garantiza el acceso a las escuelas públicas del condado para los niños inmigrantes centroamericanos que están llegando al país a través de la frontera sur, huyendo de la violencia en sus países.

“La Junta de Educación de las Escuelas Públicas de Durham expresa su compromiso de acoger a los niños no acompañados procedentes de América Latina”, dice la resolución que fue sometida a votación en una reunión realizada el pasado lunes.

En el documento de dos páginas, la Junta agradece al personal del DPS por educar a más de 300 de esos niños sin importar su estatus migratorio y apunta que esa es una obligación requerida por la ley federal y apoyada por el distrito escolar.

La resolución es la sexta de este tipo aprobada en los últimos tres meses en Carolina del Norte. Anteriormente la junta escolar y el condado Orange, además de las ciudades de Durham, Chapel Hill y Carrboro, habían expresado su respaldo a los niños centroamericanos.

La Junta de Educación de Durham instó en su resolución al Departamento de Seguridad Nacional y a otras agencias federales que garanticen el debido proceso y la representación legal en las cortes a los niños migrantes que son detenidos por la Patrulla Fronteriza.

Desde octubre de 2013 hasta septiembre de 2014, 2.064 de estos niños centroamericanos han sido colocados en Carolina del Norte, de acuerdo con estadísticas oficiales de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados de Estados Unidos.

La Junta de Educación también resolvió enviar una copia de la resolución a todos los miembros del Congreso que tienen jurisdicción en Durham y a la delegación legislativa estatal que representa al condado.

Además, instó a todos los residentes, empresas y entidades gubernamentales de Durham que den la bienvenida a los niños migrantes no acompañados y apoyar los esfuerzos de las organizaciones y agencias que están ayudando a los menores recién llegados.

La resolución fue promovida por la coalición Durham CAN, una organización no partidaria que reúne a instituciones de base como congregaciones religiosas, asociaciones y organizaciones vecinales y sin fines de lucro, y por la Coalición Sureña de Justicia Social (SCSJ).

Durante la sesión del último lunes, el abogado George Eppsteiner de la SCSJ expuso la importancia de la resolución de la junta escolar de Durham para garantizar el acceso a la educación de los niños migrantes, cuando otras jurisdicciones más pequeñas se han pronunciado en contra.

“Pienso que es crítico que esta junta envíe un mensaje fuerte de que estos niños son bienvenidos y apoyados en las escuela públicas de Durham”, dijo Eppsteiner.

“Al pasar esta resolución esta junta hace una declaración de que aquí en Durham apreciamos la diversidad y educamos a cada niño sin importar su estatus migratorio”, añadió.