Raleigh.- La Patrulla de Carreteras de Carolina del Norte ha intensificado esta semana la vigilancia en todas las rutas del estado para detectar na los conductores que manejan bajo los efectos del alcohol, con motivo del feriado del 4 de julio. 

El operativo especial “Booze It or Lose It” (Bebe y pierde) del Programa de Seguridad en las Carreteras de la Gobernación se inició el viernes 28 de junio y culmina el domingo 7 de julio.

De acuerdo con citas del programa, el año pasado se emitieron 1,937 citaciones por DWI y se registraron 361 choques relacionados al consumo de alcohol que dejaron 17 muertes en todo el estado durante la semana festiva por el Día de la Independencia.