Durham.- La necesidad de preparar a los padres para que eduquen mejor a sus hijos, mediante talleres y campañas de información en los vecindarios, además de crear programas que alejen a los niños y adolescentes de las pandillas, fueron algunas de las propuestas que discutieron los pocos vecinos que asistieron a una reunión que convocó el Centro Hispano para recoger ideas sobre cómo prevenir la violencia.

La reunión fue convocada tras la dramática carta que publicó recientemente el jefe de Policía de Durham, José López, quien hizo un llamado a los padres hispanos para que le ayuden a frenar la ola de crímenes cometidos por jóvenes latinos implicados en pandillas. Pero sólo cinco personas llegaron a la cita en Centro Hispano el jueves 31 de enero.

“Una de las primeras cosas que hay que destacar es que no vino mucha gente y eso es el reflejo de lo que está pasando, que a muchos padres no se enteran de las cosas o no las entienden o simplemente no les interesa”, dijo Juan Carabaña, uno de los padres de familia que asistió. “La conclusión general es que los padres deben ser informados y tenemos que ir a buscarlos porque ellos no van a venir”, añadió.

“Tenemos que educar a nuestros padres para que a su vez eduquen a nuestros hijos y buscar mas apoyo en las escuelas”, comentó a su vez Jesús Arnaut otra de las cinco vecinas que participó en la reunión.

“Debemos que empezar a educar a nuestros chicos antes de que caigan en problemas y otra preocupación es que los padres no tienen los recursos ni la educación suficiente para resolver los problemas de sus hijos”, comentó por su parte Monserrat Caballero.

De todas estas ideas y propuestas ha tomado nota la directora del Centro Hispano, Pilar Rocha, quien planea reunirse con los vecinos esta semana para empezar a delinear un plan de acción que ayude a combatir la violencia juvenil.

“De todas formas vamos a hacer algo. Si hay que ir a los barrios a hablar con los padres o si tenemos que educarlos lo vamos hacer“, prometió Rocha en declaraciones a Qué Pasa.