Raleigh.- Saraí Flores Lechuga se enfrenta a la justicia por cargos de abuso infantil, una acusación de la cual ella se defiende al afirmar que nunca tuvo intención de dejar solos a sus cuatro niños ya que contrató a alguien para que los cuidara mientras ella iba a trabajar.

La noche del pasado 23 de agosto, esta madre mexicana fue arrestada por la policía por no haber recogido a su hijo de 5 años en la parada de autobús escolar y dejar solos en casa a sus otros tres niños de 8, 4 y 16 meses.

“Era casi la hora de irme a trabajar, como las tres y media. Yo debía tomar el bus para llegar a las cinco. Fui y le pagué a una muchacha que me hiciera el favor de recoger a mi niño de la parada del bus, porque siempre un adulto debe estar ahí y que después me viera a mis otros tres”, contó Flores a Qué Pasa.

Sin embargo, esa persona, sin que ella lo supiera, no cumplió su encargo.

“Nunca me enteré de lo que había pasado porque olvidé mi celular en casa”

Cuando Flores llegó cerca de las 11:30 pm de trabajar, llamó a la puerta de su departamento en la calle Calumet Drive en Raleigh, pero nadie abrió.

“Toqué y toqué la puerta, las ventanas y nadie me abría. Comencé a desesperarme, a llorar. Hasta que una vecina salió de su apartamento y me dijo que se los había llevado el servicio social porque los había dejado solos”.

Flores cuenta que corrió hasta un patrullero que estaba estacionado cerca de la entrada del complejo de apartamentos y se le acercó llorando preguntando por sus hijos.

“El oficial me dijo que se los habían llevado porque yo los había dejado solos y en ese momento me arrestó”.

Flores asegura que desde hace unos años enfrenta la responsabilidad de criar sola a sus hijos. Su esposo y padre de sus tres primeros niños fue deportado después de enfrentar cargos por DWI.

Sin familia ni mucha ayuda, la mujer y sus hijos terminaron viviendo en el 2015 en un refugio  en la Capital Boulevard para personas sin hogar.

Así lo recuerda Bernardina Bautista, quien conoció a Flores en el autobús cuando ambas llevaban a sus hijos a la cita con el pediatra.

“Ella estaba embarazada de su último niño. Me contó que le había dicho que tenía Preclamsia y estaba preocupada por sus niños. Yo le dije que los podía cuidar cuando ella fuera a aliviarse. Ella me llamó un día desde el hospital y fui por uno de los niños, los otros dos estaban en el kinder”.

“Recuerdo que me entregó una bolsa con comida, ropa y dinero. Además me llamaba varias veces al día para saber cómo estaban sus hijos”, contó Bautista.

El caso de Flores Lechuga conmovió a muchas personas y movilizó la solidaridad de un grupo de mujeres quienes decidieron juntar dinero para pagar su fianza.

“Como cada miércoles teníamos reunión de nuestro grupo de apoyo Mujeres Maravillas que es parte de Sembrando una Semilla y, una de las integrantes contó que alguien la había contactado para contarle el caso de la señora Saraí”, dijo Ana Díaz, conocida como “Anita la Cancionera”.

le pagué a una muchacha  para que me los cuidara, porque me iba a trabajar”  Saraí flores

El Grupo, conformado por 10 mujeres latinas, decidió por unanimidad juntar el dinero para pagar la fianza de Saraí que era de $6,000.

“Pensamos como madres y pues nosotras no la conocíamos pero nos dijimos que no eramos nadie para juzgar… cada una dio dinero y convocamos una campaña para juntar lo que faltaba para la fianza”.

Es así como el jueves el 25, después del pago de una fracción de lo establecido por la Corte,  Saraí salió del Centro de Detención del Condado Wake.

Desde la soledad de su apartamento esta madre mexicana solo piensa en recuperar a sus hijos.

“Siento que el mundo se me ha venido encima. Ellos son lo único que tengo en esta vida, en este país porque no tengo más familia”, dijo Flores entre llanto.

Ahora esta mexicana debe demostrar al Servicio Social que puede tener capacidad para sacar adelante a sus hijos.

“Lo único que quiero es un trabajo. Por  mi arresto me despidieron del restaurante donde estaba”, dijo.

Flores también necesita buscar un lugar donde vivir.  Deberá dejar el apartamento donde vivía con su hijos a mediados de septiembre. Antes tiene que  pagar un mes de renta.

“Si tengo un trabajo puedo alquilar un apartamento a mi nombre y ellos verán que yo puedo cuidarlos y me los devolverán”.

Flores Lechuga deberá presentarse a corte el próximo 9 de septiembre para responder por cuatro cargos de abuso infantil.

Si usted quiere ayudar a esta madre mexicana puede llamar al teléfono (919) 291-0444.