Raleigh.- Un grupo de 13 trabajadores agrícolas migrantes representados por Ayuda Legal de Carolina del Norte de la División de Trabajadores Agrícolas obtuvieron un acuerdo de  $75,000 en un caso de la trata de personas en el aspecto laboral que involucra el programa federal de visas H-2A.

El caso, Eliseo Alonso-Miranda vs Cirila Garcia-Pineda,  fue resuelto en el Tribunal del Distrito Este de Carolina del Norte el 26 de diciembre del 2018.

Con gran parte  del acuerdo de $75,000 se pagará en daños y perjuicios a las víctimas, todas de origen mexicano, que  fueron reclutadas con una deuda perjudicial para tener la oportunidad de venir al estado en el 2015 con la promesa de una visa de trabajo legal que les proporcionaría un buen salario y la posibilidad de extender su estadía en los Estados Unidos.

Los que hicieron esas promesas fueron Cirila García-Pineda, su hija Marisa García-Pineda y su hijastro Ofelio García, tres contratistas de trabajadores agrícolas en Stantonsburg.

Los trabajadores dicen que los García abusaron de las características del programa federal de visa H-2A. Los trabajadores alegan que, en el 2015, los García les pagaron menos del salario mínimo de $7.25 por hora por su trabajo en los campos de tabaco y camote; les  mintieron sobre sus posibilidades de permanecer y fallaron en reembolsarles el costo de la visa y los gastos relacionados con los viajes de México a NC.

Les alojaron  en viviendas precarias;  privaron de la cobertura de compensación laboral para trabajadores; impedieron su acceso a la atención médica; confiscaron sus tarjetas de Seguro Social; utilizaron amenazas y acciones agresivas para intentar confiscar sus pasaportes; e hicieron una demostración pública en donde amenazaron físicamente a otro trabajador que se atrevió a preguntar sobre su salario.