Smithfield.- Pese a ser inocente del crimen que se le acusaba, el inmigrante Elio Santos De la Cruz pasó casi 600 días en una prisión del condado Johnston y ahora se encuentra en proceso de deportación por culpa de un error administrativo.

En junio de 2011, la Policía de Smithfield ordenó el encarcelamiento de este hombre de 36 años por haber violado presuntamente a una mujer de 27 años y con retardo mental que fue incapaz de reconocer a su agresor sexual.

Tras la denuncia, a la mujer se le practicaron las pruebas médicas pertinentes y los investigadores enviaron una muestra del semen hallado al laboratorio del Buró Estatal de Investigación para que realizara una prueba del ADN.

Sin embargo, los resultados de dicho examen no se enviaron a la oficina del Fiscal del Distrito hasta el 12 de septiembre de 2012. La prueba arrojó que el ADN del semen hallado no coincidía con el de Santos, pero éste continuó encerrado debido a un error de la corte.

Según explicó a Qué Pasa Steven Walkers, abogado de Santos, los resultados de las pruebas, que probaban la inocencia de su cliente no le llegaron hasa el 24 de enero por lo cual recién entonces pudo pedir su liberación.

Sin embargo, Santos no pudo recuperar su libertad pues al no tener un estatus legal pasó a manos de las autoridades de inmigración y hoy se encuentra detenido en una cárcel federal al Norte de Georgia en proceso de deportación.

Walkers señaló que el Estado podría indemnizar de alguna manera a Santos por el error que le costó cuatro meses y medio de cárcel, pero su situación migratoria hace difícil que pueda acceder a ella.