Clinton.- Los investigadores de  la Oficina del Alguacil del condado Sampson están tratando de averiguar qué pudo llevar a Edwin L. Estrada, un hispano de Clinton, a disparar contra su propia hija de 13 años y luego suicidarse.

Eso es lo que al parecer sucedió el pasado viernes 7 de diciembre al interior de una traila ubicada en el 77 Hunter Road en el norte de Clinton, de acuerdo a la investigación preliminar.
Según informó Eric Pope, vocero de la oficina del Alguacil, fue el hermano de la niña de 13 años quien halló a su padre muerto y a su hermana herida.

El joven fue a buscar a su hermana preocupado porque ya había pasado la hora en la que ella debía haber vuelto a la casa de su madre. Al llegar a la vivienda de su padre llamó varias veces a la puerta y como nadie le abrió, decidió forzar la cerradura, encontrándose con la terrible escena.

El chico, cuya identidad no fue revelada, llevó a su hermana rápidamente al hospital y llamó a la central de emergencias  911 para pedir ayuda. En el camino fue alcanzado por una ambulancia que trasladó a la niña hasta el Centro Médico Regional de Sampson.

El domingo, dos días después de sucedido el hecho, Larissa E. Estrada, de 13 años, falleció a consecuencia de la herida de bala. Los investigadores aún esperaban el resultado de la autopsia, pero todo indica que el padre le disparó intencionalmente a su hija para luego quitarse la vida.