Credit: AP/WCSO

Raleigh.- Cuatro impactos de bala habrían sido los que quitaron la vida al sujeto que asedió una estación de la Policía de Raleigh el sábado pasado.

Rauel Rodríguez Nuñez, de 37 años, fue identificado como el hombre que lanzó bombas con gasolina, “heces y orina” a una patrulla, oficiales y un vehículo particular afuera de la estación de policía, reportó el canal de noticias WRAL.

Rauel Rodríguez Nuñez

Se anticipa que este viernes el departamento de policía publique su reporte el extraño caso.

A la 1:20 pm del 7 de mayo, un agente observó a Rodríguez Nuñez en el estacionamiento de la estación de policía del distrito sureste. El latino estaba prendiendo varios automóviles en fuego con bombas tipo “molotov”, se redactó en un primer informe sobre los hechos.

El oficial pidió apoyo de sus compañeros e inmediatamente le ordenaron al sujeto que detuviera sus acciones. El agresor siguió lanzando los explosivos caseros hacia el estacionamiento de la base policial ubicada en Rock Quarry Road.

AP

En un momento, Rodríguez habría lanzado una de las bombas hacia un oficial de policía, situación que detoné en una respuesta de los uniformados con fuerza letal.

El sujeto fue transportado al hospital, donde murió más tarde. Como saldo del ataque, también se reportó una patrulla y un vehículo particular en llamas.

Las llamadas del radio

La Policía de Raleigh divulgó las grabaciones de los policías que se comunican con sus compañeros y solicitan apoyo durante el ataque a la estación de policía.

En las comunicaciones, los agentes instruyen cerrar el tránsito en la calle Rock Quarry Road. En las grabaciones también se escucha los oficiales advertir que además de lanzar los explosivos, el agresor lanzaba “heces y orina” a los vehículos en el estacionamiento.

Varios encuentros con la ley

En los últimos 9 años, Rodríguez Nuñez fue procesado en la cárcel de Raleigh seis veces. Los delitos que llevaron al ahora finado a ser arrestado incluyen manejar bajo la influencia, manejar con licencia revocada, agredir a un oficial de gobierno y otro relacionado con drogas.

Una prima de Rodríguez otorgó una entrevista a WRAL, donde declaró que la muerte era innecesaria. También contó que Rodríguez recién había salido de la cárcel y sufría de salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.