Raleigh.- Hace un año, cuando Lourdes Escobar inscribió por primera vez a su hija en la organización de las Girl Scouts, ella era muy tímida, pero hoy, con tan solo 10 años de edad, se ha transformado en una verdadera líder.

 “Es su primer año pero ha sido una aventura muy bonita”, dijo Lourdes, una madre hondureña que hace 12 años vive en el país.

“Mi hija era una niña muy tímida, ahora es más desenvuelta, tiene otra personalidad, otra actitud”.

A raíz de la experiencia de su hija, Lourdes se involucró como voluntaria de las Girl Scouts en el condado Franklin donde lidera una “tropa” de nueve niñas, de segudo a quinto grado de primaria, y recomienda a los padres hispanos a aprovechar los programas que ofrece esa organización.

“Yo quiero invitar a los padres hispanos porque este es un programa muy benefi cioso para las niñas y lo digo por mi propia experiencia”, dijo.

Gloria Sánchez-Lane, otra madre de origen hispano, también destacó la buena experiencia que ella y su hija de 10 años han tendio con las Girl Scouts desde hace dos años en Durham.

“Mi niña es hija única y era muy tímida. Yo quería que aprendiera a jugar con otras niñas, que fuera más independiente y ahora  ella ha aprendido a trabajar en grupo, ha tomado más liderazgo, tiene más curiosidad e interés en las ciencias, es más sociable y muy responsable. También ha mejorado su rendimiento en la escuela”, contó Gloria.

Al igual que Lourdes, Gloria quisiera ver a más niñas hispanas involucradas con los programas de las Girl Scouts ya que sus hijas son las únicas latinas en sus respectivas “tropas”.

De hecho, ese es uno de los objetivos que persigue en el estado esta organización que, irónicamente, es liderada a nivel nacional por una méxico-americana, Anna María Chávez.

Se buscan más latinas

En el Consejo NC Coastal Pines de Girl Scouts que incluye en su jurisdicción a 41 condados del Este de Carolina del Norte, apenas el 8 por ciento de las niñas son latinas, según dijo Jenifer Bubenik, especialista comunitaria de la organización.

“Buscamos que la experiencia de las Girl Scouts llegue a todas las niñas del estado y del país porque les da más confianza, mejora sus capacidades personales y de liderazgo para realizar todo su potencial”, dijo Bubenik. “Las Girl Scouts tienen más éxito que las que no pasaron por el programa, tanto en la escuela como en sus carreras profesionales”, aseguró.

Bubelik indicó que la organización también está buscando involucrar a más padres latinos como voluntarios, para atender a la creciente comunidad hispana dentro de la organización.

Las Girl Scouts ofrecen una serie de programas educativos y de liderazgo para las niñas de 5 a 17 años de edad durante todo el año.

Participar tiene un costo mensual de $12 por cada niña pero existe asistencia económica disponible para las familias de bajos ingresos, según informó Bubenik.

Inscripciones
Para inscribir a las niñas en los programas de las Girl Scouts, los padres pueden llenar las aplicaciones en español a través de la página web: http://www.girlscouts.org/espanol/