Raleigh, 15 Nov (Qué Pasa).- La esposa y la hermana de José Luis Rosales Nava, el trabajador hispano fallecido el jueves pasado al colapsar un puente peatonal en construcción en el campus norte del Colegio Comunitario Wake Tech, exigieron explicaciones por el accidente a las compañías constructoras encargadas de las obras.

“Yo lo que pido es que me ayuden”, dijo Sonia López, esposa del fallecido. “Mi esposo perdió la vida en su trabajo, supuestamente la estructura donde ellos iban a trabajar había pasado una inspección pero si eso hubiera sido cierto no se habría caído”.

López y su cuñada, Gloria Rosales, hermana del fallecido, hablaron por primera vez públicamente sobre el accidente en una conferencia de prensa en la Iglesia San Rafael. Ellas cuestionaron las medidas de seguridad en las obras donde la misma noche del accidente se desplomó un segundo puente peatonal en construcción.

“Cómo es que no se dieron cuenta de que algo estaba mal, ahora que ellos (los encargados de las constructoras) me expliquen a mi, a mi cuñada o a los hijos de mi hermano, cómo es posible que se cayó la construcción y a la siguiente noche se derrumbó el segundo puente”, dijo Rosales.

El accidente ocurrió aproximadamente a las 10:15 de la mañana del pasado jueves cuando los obreros vertían cemento sobre un puente peatonal en construcción. Una porción de la estructura, de unos 140 pies, colapsó y cinco trabajadores cayeron desde una altura de 40 pies.

Rosales murió en el lugar y otros cuatro trabajadores hispanos quedaron heridos, entre ellos el cuñado del fallecido y hermano de su esposa, Omar López.

UNA PERDIDA IRREPARABLE

Conteniendo las lágrimas, Sonia López contó que su esposo, de 42 años, deja tres hijos de 17, 10 y 7 años de edad, respectivamente.

“Ellos no pueden asimilar la muerte de su padre, la verdad es una pérdida irreparable, ellos saben que jamás lo van a volver a ver pero tienen que aceptarlo porque ya no va a estar aquí con nosotros”, dijo López.

“Tengo que ser fuerte para sacar adelante a mis hijos, son tres, dos de ellos pequeños, y tengo que sacarlos adelante. Su padre ya no está pero la vida continúa”, añadió.

Sobre su hermano Omar, quien junto con los otros tres obreros heridos se recupera en el hospital Wake Med, López dijo que sufrió una fractura en la columna vertebral y que fue operado el viernes.

López contó que los dos hombres se encontraban trabajando a pocos pasos de distancia cuando la estructura del puente colapsó.

Las mujeres dijeron hoy que hasta el momento ningún representante de la compañía Skanska, supervisora del proyecto, ni de Central Concrete, subcontratista que contrató a los obreros, se ha acercado a la familia para ofrecerles ayuda con los gastos funerarios de Rosales.

“Nadie ha hablado todavía para ver donde se va a velar, si ya tenemos funeraria, para enviarlo a México, lo del panteón allá, nada. Sólo gracias a Dios el Consulado de México nos esta ayudando y nuestras familia que está con nosotros, pero las constructoras nada”, dijo Gloria Rosales.

Las mujeres informaron que el cuerpo de Rosales será enviado el próximo martes a Acapulco, Guerrero, donde será sepultado. Previamente, éste domingo habrá una visitación en una fuenraria de Sanford, de 5 a 8 pm y el lunes, a las 9 am., una misa de cuerpo presente en la Iglesia Católica San Rafael, a la cual los familiares invitaron a toda la comunidad que quiera a compañarlos.

Los otros tres trabajadores heridos en el accidente se recuperan en el hospital Wake Med de Raleigh.

Uno de ellos, Carlos Chávez, de 28 años, sufrió la fracutura de su pie derecho pero se encuentra estable en el hospital, según declaró a Qué Pasa su esposa, Doris Candela.

Qué Pasa pudo conocer los nombres de los otros dos trabajadores heridos que se encuentran en el hospital Wake Med, pero no los revelará hasta que sus familias lo autoricen.

NOTAS RELACIONADAS