Fuquay-Varina.- “Tienes 30 minutos para mandar el dinero, si no lo haces, un oficial de inmigración llegará a tu casa para arrestarte a ti y a tu esposa”.

Con ese mensaje de texto un supuesto oficial del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) le dio un plazo final al mexicano Adrián Reyes para que envíe $500 mediante una tarjeta prepagada, luego de  una semana de insistentes llamadas.

Reyes recibió la primera llamada el lunes 20 de octubre cuando el supuesto agente le explicó que tenía una queja en su contra debido a una deuda por un curso de mecánica que le ofrecieron en el 2011 y que él nunca llegó a tomar.

“Yo ni siquiera me acordaba de eso”, contó Reyes. “Aquella vez me llamaron y dijeron que el gobierno ofrecía becas a hispanos para estudiar diferentes cursos, me insistieron y yo acepté uno de mecánica, pero luego no me llamaron más”.

Aunque le pareció extraño que casi tres años después lo llamaran para cobrarle un curso que nunca tomó, Reyes se asustó cuando al marcar el número del que le habían llamado  le contestó la central telefónica de ICE.

Reyes, entonces, dudó. Estuvo a punto de comprar  una tarjeta prepagada para enviar un primer pago de $200, tal como le había instruido el supuesto agente que le llamó, pero decidió preguntar a Qué Pasa si esto podía ser una estafa.

El periódico lo refirió con la oficina del Procurador General de Carolina del Norte Roy Cooper donde le confirmaron que esto era una estafa y le tomaron un reporte.

El miedo le hizo dudar

Sin embargo, el jueves por la noche, Reyes dudó nuevamente porque el supuesto agente de ICE esta vez llamó al número de su esposa y la amenazó con arrestarlos a ambos.

Las llamadas continuaron hasta el sábado, cuando Reyes decidió llamar al 911 luego de recibir el mensaje de texto final el cual, curiosamente, le llegó desde el número de su esposa.

“Cuando vi el mensaje del número de mi esposa, sabiendo donde estaba ella, la llamé y ella me dijo que le acababan de hablar usando mi número, entonces me di cuente que todo era un engaño”, contó.

Poco después, un policía llegó a su casa y llamó al número desde que originalmente se hicieron las llamadas y le dijo al presunto agente de ICE que estaba rastreando la llamada. Entonces el estafador cortó y no volvió a llamar.

“Es por el miedo que eres capaz de pagar pero yo ahora le recomiendo a otras personas que si reciben una llamada como esta que le hablen al 911 sin ningún temor”, dijo Reyes aliviado.

Noelle Talley, vocera de la oficina del Procurador General del estado, dijo que su oficina ha visto estafas similares e instó a la comunidad a no dejarse engañar y reportar cualquier caso.

“Oficiales del gobierno legítimos nunca te van a llamar para amenazarte con un arresto o deportación si es que tu no pagas dinero inmediatamente”, dijo Talley. “Si  Ud. recibe una llamada como esta, cuelgue y repórtelo a nuestra oficina”.

DÓNDE REPORTAR

Oficina del Procurador General de Carolina del Norte
(919) 716-0058 (español) ó 1-877-5-NO-SCAM