Raleigh.- (José V. Bernabeu / Eloy tupayachi) Los esposos José y María Mendoza, acribillados en su propia casa el 5 de enero, fueron víctimas de un trágico error cometido por sus asesinos, dos adolescentes   hispanos de 15 y 16 años, que en realidad querían matar al líder de una pandilla rival que vivió en el mismo domicilio en el pasado.

A esta  conclusión llegaron los investigadores de la oficina del Alguacil de Wake, Donnie Harrison,  que la semana pasada anunció el arresto de Israel Vásquez, de 16 años, y de su  sobrino de 15 años, acusados de cometer el doble homicidio en una casa de Colonial Drive, en Raleigh.

De acuerdo con la orden de arresto, los dos adolescentes habrían entrado en el domicilio de los Mendoza en busca de David González, el antiguo inquilino de la casa, quien ocuparía un alto rango en una pandilla rival.

“Ellos planeaban disparar a David González, a sus familiares o a sus asociados”, indica la orden de arresto de los adolescentes que serían miembros de la pandilla Sur13.

Los agentes llegaron a esta conclusión tras averiguar que los dos jóvenes estuvieron implicados también en un tiroteo el 4 de diciembre en Meadbrook Dr., en Raleigh, en el que también pudo haber participado David Gónzalez, quien sería miembro de la pandilla VDM.

De acuerdo con las órdenes de arresto, los investigadores hallaron varias armas en los domicilios de los dos adolescentes.

Ambos jóvenes han sido acusados por asesinato, conspiración para cometer un delito, allanamiento de morada en primer grado y robo, pero por ahora solo Vásquez será juzgado como adulto