Durham.- Los familiares de Johnny Danilo Villatoro, el hondureño que fue asesinado en Durham hace dos meses por tres adolescentes a quienes les dio un aventón, siguen a la espera de que se haga justicia y que los responsables reciban el castigo por el crimen de cometieron.

El pasado jueves se realizó en la corte del condado Durham una audiencia preliminar del proceso contra Justino Navarette Maya, el joven de 16 años que junto a dos niñas de 12 y 14 está acusado de haber disparado contra Villatoro.

Se esperaba que la defensa de Maya pidiera una fianza para el joven que enfrenta cuatro cargos criminales, entre ellos homicidio, posesión ilegal de armas y secuestro.

Sin embargo, el abogado le pidió al juez más tiempo para evaluar la solicitud de fianza y solicitar un monto razonable teniendo en cuenta los cargos que enfrenta el acusado. Por esta razón, la audiencia quedó aplazada para el próximo 1 de abril.

Maya estuvo presente en la audiencia, llegó custodiado y vestido de color naranja, pero y no habló durante la diligencia ni cruzó miradas con los familiares de la víctima que asistieron a la diligencia.

Los hermanos de Villatoro, Francisco, José y Marlen, no podía entender por qué no se había definido el tema de la fianza para avanzar con el proceso y mostraron su decepción porque  dos meses después del crimen aún no hay un inicio formal del juicio.
“Queremos que se haga justicia, porque las otras niñas (vinculadas al caso), han dicho que fue él (Navarrete) quien disparó a mi hermano, así que queremos que se haga justicia”, dijo Francisco Villatoro a Qué Pasa.

Johnny Danilo Villatoro, de 35 años y padre de tres hijas, fue asesinado el viernes 28 de diciembre al norte de Durham, después de darle un aventón a los adolescentes en Avondale Drive.  Según la Policía de Durham, ellos querían robarle su camioneta.

Esa misma noche la policía encontró el vehículo robado y arrestó a Navarette Maya y las dos jóvenes de 12 y 14 años, cuyas identidades no han sido reveladas por tratarse de menores de edad.

Sin embargo,  se conoció que las dos menores habían sido reportadas como desaparecidas en Raleigh dos semanas antes del crimen de Villatoro.

“Esperamos que inicie pronto este juicio para que se haga justicia y ellos reciban la condena por haber asesinado a mi hermano y paguen por lo que hicieron, concluyó Francisco Villatoro.