Raleigh.- Los directores de las escuelas públicas de Wake, recibieron una guía sobre los derechos que tienen los estudiantes indocumentados ante una posible interacción con ICE. Parte de este documento,  fue leído en español por la superintendente del WCPSS, Cathy Moore durante una reunión de la Junta de Educación del condado.

“Las conversaciones nacionales actuales han generado preocupación en muchas comunidades con respecto a la seguridad de los inmigrantes, incluidos los estudiantes inmigrantes indocumentados en nuestras escuelas”, leyó

Moore ante un grupo de asistentes que llegaron para pedir a la Junta de Educación la aprobación de una resolución para un cambio de política que frustre cualquier intento de ICE de realizar arrestos en los centros educativos.

La guía indica además, que los directores deben notificar a la Superintendente de “cualquier intento, con o sin una orden judicial, por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de inmigración para ingresar a la propiedad de la escuela o para obtener registros de estudiantes o sus  familiares”.

Moore aclaró que los oficiales de recursos escolares (SRO) se les asignan tareas según lo especificado en el “Memorándum de Entendimiento del Programa de Oficiales de Recursos Escolares”, el cual no les signa ninguna obligación de hacer cumplir la ley de inmigración.

En la guía también se especifica que el WCPSS continuará cumpliendo estrictamente con las leyes federales y estatales que protegen la confidencialidad de los registros de los estudiantes y no divulgará dichos registros a los agentes de ICE, excepto cuando sea requerido por la ley (por ejemplo, con una citación y notificación previa a los padres o guardián).

El documento enumera bajo la política de la junta las circunstancias limitadas en las cuales los oficiales de la ley que no son oficiales de recursos escolares pueden entrevistar o arrestar a estudiantes en el campus.

Piden más acción
Aunque miembros de distintas organizaciones, estudiantes y maestros, saludaron el pronunciamiento de Moore, pidieron a la Junta de Educación una mayor acción.

“Es posible que nuestros estudiantes se sientan impotentes, pero tenemos el poder de hacer que se sientan más seguros en la escuela y debemos usar ese poder en toda su extensión”, dijo Virginia Clayton, una maestra de Cary High School.

Fernando  Martínez de la Alianza por la Justicia Educacional dijo que las acciones tomadas hasta el momento no va lo suficientemente lejos, y que la política debería dirigirse específicamente a los funcionarios de inmigración.

“Queremos incluir a ICE en la lista, y también queremos incluir aspectos sobre la solicitud de que ICE proporcione una orden firmada por el juez de inmigración”, dijo Martínez ante la Junta de Educación.