Raleigh.- Como una mujer alegre, risueña y conversadora, así recuerdan sus amigos a Yesenia Beatriz Funez Machado, originaria de Honduras, quien el lunes fue asesinada por su hijo.

Alrededor de la 1:00 pm del 6 de marzo, las autoridades del condado Franklin llegaron hasta la vivienda 90 Morgan Drive en la comunidad Pilot, cerca a Zebulon. Ahí encontraron, lo que han calificado como una "escena descriptiva". Oliver Funez de 18 años estaba fuera de su casa. En una mano sostenía un gran cuchillo y en la otra la cabeza de su madre. La había decapitado, según informaron los oficiales del alguacil.

El crimen ha conmocionado a quienes conocían a la familia.

"Ella era muy linda persona. Los que conocimos a la familia estamos sin palabras por lo sucedido", dijo a Qué Pasa, Silvia Olivera, amiga cercana de Funez Machado y de su esposo

"A la familia la conocí hace 6 años , durante ese tiempo siempre que coincidíamos en reuniones familiares. Ella siempre con su sonrisa, saludando a todo mundo y haciéndole platica a todos y sobretodo siempre cuidando a sus hijos: a las más pequeños y a los dos mayores también. Si por momentos los perdía de vista siempre andaba preguntando dónde estaban", dijo.

Olivera dijo que Oliver era muy apegado a su madre. "Por eso nos cuesta aceptar lo sucedido", dijo.

El joven ha sido acusado de asesinato en primer grado y trasladado al Centro de Detención del Condado Wake sin derecho a fianza. Durante las horas de encierro a permanecido aislado.

Funez Machado tenía cuatro niños, Oliver de 18, un adolescente de 15 y una niña de 4 y un bebé de 2 años.

Cuando los agentes del alguacil llegaron a la vivienda, alertados por una llamada al 911, al interior hallaron el cuerpo de la mujer, pero también a sus dos últimos hijos quienes fueron entregado al cuidado de su padre. Los menores no sufrieron lesiones.

"Estamos en shock. No sabemos qué paso. No entendemos que llevó a Oliver a cometer el crimen", dijo Weny Almendarez, quien reiteró que su amiga era una buena persona.

“Ella era una muchacha muy alegre, pero la última vez que la vi fue el 28 de septiembre del año pasado  y estuve hablando con ella y ella estaba llorando. No me dijo que le pasaba pero se miraba triste”, contó a Qué Pasa una amiga cercana de Machado que pidió mantenerse en el anonimato.

La víctima y su familias habían vivido muchos años en Raleigh cerca  de la calle New Hope Church. Casi a finales del año pasado se habían mudado a la comunidad de Pilot.

El sospechoso había terminado el décimo grado en la escuela secundaria Rolesville.

“Se trata de una situación terrible para la familia, para el vecindario y también para el país. Me consuelo con el hecho de que nadie más resulto herido, y de que el sospechoso está en custodia”, comentó Winstead.

El estado mental del joven será evaluado por las autoridades mientras espera una acusación formal de un gran jurado. Sin embargo, documentos sobre su detención señalan que tomaba medicamento para alguna clases de psicosis.

"El es un joven normal compartimos tiempo juntos nunca le vi algo raro….", dijo Almendarez

Sin embargo, Miriam Banegas, también buena amiga de Machado comenzó a notar un cambio en su comportamiento desde tenía 14 años.

"El ya no quería asistir a las reuniones que hacíamos. Siempre preguntamos dónde está Oliver y ella nos decía que quería permanecer encerrado en su habitación", Banegas.

"Yesenia  tenía un corazón límpio, era una mujer de mucha fe y un gran ser humano… era un buena persona", dijo

"Yo tengo como 22 años en este estado y nunca he visto nada así", expresó con la voz entrecortada Banegas.

Mike Waters, abogado del Distrito de Franklin dijo al canal WRAL que el estado mental de Funez será de interés primordial en las próximas semanas.

Waters seguró que podría tomar semanas o meses para determinar exactamente que es lo que realmente ocurrió en este caso.

Oliver Funez deberá presentarse ante una corte el próximo 14 de marzo.

"Como la quiero recordar es bailando, platicando y riéndose", concluyó Almendarez.

Qué Pasa pudo conocer la madre de Funez Machado vive en Honduras y no tenía más familia en el estado.

Foto segunda: Video WRAL