Estella Patterson, jefa de la Policía de Raleigh. Foto: Qué Pasa

Raleigh.- La jefa Estella Patterson tiene poco más de dos meses como la cabeza del Departamento de Policía en Raleigh y su meta es que la ciudad se convierta en “la más segura” del país.

La jefa Patterson, quien nació en Panamá y vivió en el país centroamericano los primeros cinco años de su vida, se sentó a dialogar con Qué Pasa sobre sus planes para reducir el crimen en la capital de Carolina del Norte.

“Realmente disfruto Raleigh”, dijo durante la entrevista. La jefa pasó los últimos 25 años con la Policía de Charlotte-Mecklenburg, donde comenzó su carrera policiaca y ascendió de rango hasta convertirse en subjefa del departamento de policía más grande en el estado.

La jefa Patterson, quien entre risas demostró que habla “poquito español”, cuenta con toda una visión basada en formar relaciones positivas entre las distintas comunidades para que la ciudad sea más segura.

De su infancia en Panamá, la jefa de policía recuerda caminar a la playa desde su casa y comer mangos, pero también guarda memorias que siempre había comidas, fiestas o eventos sociales. Este tipo de relación, donde los vecinos se conocen y se cuidan, es el tipo de interacción que plantea instaurar en Raleigh.

Según explicó Patterson, los hispanos suelen ser víctimas comunes de asaltos y parte del problema es que nunca se reportan estos crímenes por una desconfianza hacia los uniformados. La jefa comentó que, si las autoridades no saben sobre los delitos que ocurren, es imposible actuar para combatir estos problemas.

La jefa de policía dijo estar dispuesta a abrir vías de comunicación con cualquier grupo o persona en la ciudad. Ejemplificó que hace unas semanas participó en las celebraciones de la Independencia de Guatemala, así como uno de los altos mandos del departamento que dirige siempre estará disponible para asistir a eventos que los inviten.

La jefa Patterson comentó que Raleigh es un buen lugar para vivir, a comparación de Charlotte donde hay mayor delincuencia. No obstante, de la “Ciudad Reina” piensa adoptar varias de sus iniciativas para estar en mayor contacto con el público, como la unidad de enlace hispano del CMPD. Patterson también abordó que está en pláticas la posibilidad de traer el sistema de identificaciones comunitarias, de la red de FaithAction, en todo el condado Wake. Aunque esa iniciativa está todavía en proceso, la jefa dijo que sería de gran utilidad para los indocumentados que no pueden presentar una tarjeta de identidad ante la policía.

La mandamás de la Policía de Raleigh también dijo que busca aumentar la planilla de policías que hablen español. De los cerca de 700 empleados en la Policía de Raleigh, 41 son oficiales bilingües y otros 7 ocupan puestos como civiles.

“Los latinos deben sentirse cómodos” de acercarse a los oficiales, señaló la jefa como una parte elemental para poder reducir el crimen en los vecindarios hispanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *