Hillsborough.- El alguacil del condado Orange, Charle Blackwood, tiene claro que su trabajo no tiene que ver con inmigración sino con perseguir el crimen y proteger a toda la comunidad. Y es por ello que apoya la idea de contar con una identificación alternativa para personas indocumentadas, como el de FaithAction International, que está siendo aceptada por departamentos policiales en Guilford y  Alamance.

“Tener ese ID de FaithAction nos daría ese punto de partida que necesitamos como agentes del orden para poder conducir una investigación y saber que podemos tener confianza de que la persona con la que estamos hablando es en realidad quien dice ser”, dijo Blackwood en una entrevista con Qué Pasa.

El alguacil indicó que no tiene una preferencia entre el ID de FaithAction o la tarjeta de membresía del Centro Hispano – documentos que organizaciones locales están intentando  que sean aceptadas por las agencias del orden del Triángulo- pero que cualquiera que sea confiable será de utilidad para su trabajo y mejorar su relación con la comunidad inmigrante.

“Esta situación que tenemos en frente ahora, en la que no contamos con cierta forma de ID sólo hace que ellos (los inmigrantes indocumentados) se sientan temerosos de acercarse a nosotros cuando ellos tiene un problema o han sido víctimas de un crimen”, dijo el alguacil.

Blackwood dedicó buena parte de la entrevista a asegurarse de que la comunidad inmigrante entienda que él y sus agentes no son sus enemigos, sino que están para protegerlos como a todos los residentes del condado.

“Si ellos están en mi condado, haré todo lo que está en mi poder para que no sean abusados y que sus derechos no sean violados”, dijo Blackwood.

“Yo trataré a todos con dignididad y el respeto que se merecen. No es mi trabajo investigar si ellos están ilegalmente o no aquí, sino asegurarme de que no comentan crímenes y que vivan con seguridad”, añadió el alguacil.

No a la discriminación
Blackwood aseguró que sus agentes en la calle no detienen a los conductores basados en su apariencia, sino cuando ven una violación de la ley o sospechan que hay una actividad criminal.

“En el 99.9 por ciento de los casos ellos no ven al conductor, ellos ven una violación de la ley que puede ser exceso de velocidad, pasarse una luz roja o una señal de alto. Eso es lo que inicialmente llama su atención para que un vehículo sea parado”, dijo.

En la interacción con los conductores, Blackwood dijo que sus agentes tienen que hacer preguntas y solicitar la identificación de las personas, pero que siempre pueden usar su discreción para poner una multa, detener a una persona o dejarla ir, de acuerdo con su entrenamiento y la situación.

“Cada parada es diferente, cada aproximación de un oficial es diferente y ellos siempre tienen que usar su experiencia y entrenamiento para decidir qué hacer”, dijo Blackwood.

El uso de la Matrícula Consular
Es en esa interacción, Blackwood subrayó la necesidad de que las personas tengan alguna forma de ID, pero aseguró que sus oficiales siempre van a tomar en cuenta cualquier documento que las personas tengan a la mano para iniciar el proceso de identificación, incluso una Matrícula Consular aunque no es aceptable bajo la la ley HB318.

“Vamos a aceptar el ID que ellos tengan. La nueva ley hace la Matrícula Consular no aceptable para propósitos de identificación, pero si ellos tienen cualquier forma de ID es un buen punto de partida”, dijo el alguacil.

“Sería mejor si ellos tienen algo que mostrar, es por eso que creo que el nuevo ID de FaithAction va a ofrecerles la habilidad de al menos tener un punto de partida. Si bien no puedo aceptarlo como un ID válido por el gobierno, es un buen punto de partida para saber con quién estoy hablando”, dijo.

Blackwood aclaró sin embargo que bajo la nueva ley estatal HB318, hay ciertas situaciones en las que no puede aceptar la Matrícula Consular como identificación. Por ejemplo, cuando una persona quiere visitar a alguien en la cárcel del condado; pero que en esos casos se aceptan otros documentos válidos como los pasaportes.

Blackwood aseguró que no discrimina a los residentes de su condado por raza, género o país de origen, y entiende que la gran mayoría de ellos sólo quieren vivir con seguridad.

“Tenemos miles de personas, quizás cinco de esas miles intentan cometer crímenes. Eso no significa que yo tengo que mirar a todos de la misma manera, eso no significa que tengo que pintarlos con la misma brocha y decir que todos están cometiendo crímenes”, dijo el alguacil.

“Sé que hay una gran candidad de gente en la comunidad, sean caucásicos, afroamericanos, nativos americanos, hispanos o latinos, que están trabajando duro para mantener a sus familias. Ellos van a trabajar, van a la escuela, compran en nuestras tiendas, en nuestras comunidades y deben ser tratados como residentes, no como criminales”, añadió Blackwood.