Durham.- Cientos de feligreses asistieron el sábado a la iglesia Inmaculada Concepción en Durham, para recibir a la Antorcha Guadalupana, la tradicional peregrinación que se hace cada año desde México hasta Nueva York y que visita varias ciudades de  Carolina del Norte.

“La organización estuvo excelente, fue más que todo enfocándose en nuestras raíces y  nuestros antepasados, pero sobre todo por nuestra fe en nuestra morenita”, explicó Lucía Romero, quien llegó desde México con La Antorcha Guadalupana.

Más de 130 corredores  acompañaron a la Antorcha  y dos réplicas de la Virgen de Guadalupe y San Diego, desde Greensboro  pasando por Mebane,    Hillsboro hasta llegar a Durham.

“Todo es basado en la fe y más en estos momentos que estamos pasando por una situación difícil por el cambio de gobierno. Es muy significativo porque muchos no pueden ir a ver a la Virgen a México, pero ella viene a visitarlos cada año”, dijo Romero.

El fuego guadalupano fue encendido el 18 de septiembre en la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, de donde salió la peregrinación. Desde allí pasó por nueve estados de México hasta llegar a Laredo, Texas. Después hizo un recorrido por  Luciana, Mississippi, Alabama y las Carolinas. La Antorcha seguirá su camino  hacia Virginia,  Washington, Maryland, Baltimore, Delaware, Pensilvania, New Jersey para terminar en Nueva York el próximo 12 de diciembre. En esta carrera participan cerca de 8 mil corredores de los dos países.

Iván Sanchez, quien desde hace  siete años es un fiel corredor que acompaña a la antorcha desde Greensboro, dijo  sentirse orgulloso de ser parte de esta peregrinación por  Carolina del Norte.

“Como mexicano es algo que no se puede explicar, al momento que tú tomas la antorcha te dan ganas de llorar y sientes una energía diferente“ expresó.

Sánchez dijo que para muchos inmigrantes que no pueden viajar, la visita de la Virgen y la participación en la carrera es algo muy significativo.  “Sabemos que es algo que nos une sin importar la distancia“.

Luis Aguilar de Asheboro, quien ha participado en siete ocasiones en el recorrido de la antorcha dijo que durante la carrera  han   recibido la ayuda de la Patrulla de Carreteras en algunos condados.

“Desde Greensboro llegamos a Durham como con 10 camionetas llenas de gente,  donde la comunidad nos recibió muy bien, con comida y cantos en un evento que nos une a todos los creyentes”.

En el recibimiento  hubo danzas tradicionales de México.