Charlotte.- Los mexicanos siguen siendo el grupo de inmigrantes hispanos más grande de Carolina del Norte en la última década, según datos del Censo dados a conocer el jueves 19 de mayo.
En el año 2000, había 246,545 mexicanos, o el 3 por ciento del total de la población, que representaban a su vez el 65 por ciento de los 378,963 latinos que habitaban este estado.

Diez años después, esa comunidad aumentó drásticamente, un 99 por ciento, para contabilizar 486,960, es decir, el 5 por ciento de los habitantes del estado.
Los mexicanos en Carolina del Norte se han dedicado a la agricultura, construcción y a los servicios.

El número de hispanos en general también aumentó en diez años un 111 por ciento para sumar 800,120, lo que representa el 8.4 por ciento de sus residentes, la comunidad de mayor crecimiento del estado que totalizó en 2010 las 9,534,483 personas.
A su vez, los puertorriqueños pasaron de 31,117 en 2000 a 71,800 en 2010, es decir, un crecimiento del 115 por ciento, inclusive más que los mexicanos.
Patricia Martínez, que fundó “Tu Agencia Latina”, una organización sin fines de lucro en Monroe, localidad al sur del estado, y que se mudó al estado hace 7 años proveniente de Filadelfia, dice que el cambio “fue para bien”.
“Aquí hay muchos puertorriqueños de Florida, Nueva York, Nueva Jersey, y de Puerto Rico, que han encontrado en las Carolinas un mejor ambiente para criar a sus hijos, buenas escuelas, casas baratas y oportunidades de trabajo para los bilingües”, enfatizó.
En cuanto a los cubanos, la otra comunidad que resaltan las cifras del Censo, de 7,389 que había en 2000, el número ascendió en 2010 a 18,079, una gran cantidad proveniente de estados cercanos como Florida.
El Censo emitirá en los próximos meses las cifras exactas de otros grupos de inmigrantes que viven en el estado. Sin embargo, por ahora hay 223,281 entre centroamericanos, suramericanos y dominicanos en comparación con 93,912 en el 2000.
Un estudio del Instituto Kenan-Flager de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, concluyó en 2006 que los hispanos aportaron más de $9,000 millones a la economía del estado.
Con los cambios demográficos, la Asamblea General de Carolina del Norte tendrá que redistribuir el mapa político del estado, lo que significa una nueva división de los 13 distritos congresionales.
Un análisis del Brookings Institution, con sede en Washington D.C., reveló que el estado es el décimo mayor poblado del país.